No digas que no te lo advertimos: así influyen las comidas de fin de año en el insomnio y los problemas estomacales

Cena de empresas, happy hours, amigos secretos y las celebraciones familiares son algunas actividades propias de esta época que alteran nuestra rutina y hábitos alimenticios.

Por Daniel Pérez Pavez

Con el avance de diciembre es  común que debamos cumplir incontables actividades de cierre de año: almuerzos del trabajo, cenas familiares, paseos de fin de año y amigos secretos, entre otros, son casi la excusa perfecta para romper los hábitos alimenticios, aumentando el consumo de comidas altas en calorías y alcohol, lo que provoca  desórdenes naturales en el organismo.

“Hay ciertos hábitos de alimentación que nos dificultarán conciliar el sueño, provocarán despertares nocturnos y, por tanto, un sueño de baja calidad. Este tipo de alimentación se caracteriza por desórdenes en cuanto a horario y un consumo excesivo de alimentos de baja calidad nutritiva; como la comida chatarra y alimentos procesados ricos en azúcares y grasas. Esto nos provocará que el sistema digestivo funcione más lento, sintiendo acidez, reflujo y malestar durante la noche”, señala la nutricionista Dominique Jury.

Por otra parte, el consumo de bebidas alcohólicas -con efectos diuréticos- incrementará las ganas de ir al baño por las noches, lo que sumado a la pesadez estomacal impedirá llegar a la fase REM del sueño -momento en la que soñamos en forma de historia y la que nos permite estar alertas al día siguiente-, una etapa fundamental para tener un sueño profundo y reparador.

“Lo importante es lograr el equilibrio y poder moderarse. Tampoco se trata de restringirse del todo”, agrega Jury.

Las 6 recomendaciones que la especialista de Clínica Somno entrega para disfrutar sin temores de las celebraciones y actividades de este mes son las siguientes:

1) Programa tus compras: haz una lista de lo que realmente necesitas para no comprar de más. Además no vayas al supermercado con hambre, esto te incitará a comprar alimentos de alta densidad calórica.

2) Los días que sabes que comerás más de lo normal por diversas actividades, no trates de “ahorrar” calorías saltándote tiempos de comida. Es peor y llegarás con más hambre y ansiedad al minuto de la celebración.

3) Aprovecha de innovar en tus "picoteos": no compres comida rápida, hay muchas otras opciones saludables y ricas como garbanzos crujientes (horneados), frutos secos, brochetas de quesillo y tomate, salsas bajas en grasa como yogurt y ciboulette para evitar la mayonesa, bastones de verduras, bolitas de carne, etc.

4) Acompaña tu plato principal con abundantes ensaladas en vez de carbohidratos como papa, arroz, choclo, fideos, etc.

5) Aprovecha el buen tiempo para salir a hacer actividad física y toma al menos 8 vasos de agua al día.

6) Cocine bajo en azúcar: para sus preparaciones navideñas como galletas y pan de pascua, prefiera harina integral, endulzado con tagatosa, stevia o sucralosa.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo