Conoce el significado de los colores en el hogar y cuál es su influencia en la salud emocional

Te contamos qué es lo que transmite cada tono y cómo te pueden afectar

SIGUENOS

Publimetro Chile
Por Pía Correa

No cabe duda de que los colores tienen la capacidad de afectarnos a nivel físico y emocional. Algunos estudios han demostrado que, mientras que algunos pueden alterar nuestro estado de ánimo, otros pueden ayudarnos a relajar nuestro metabolismo y regular nuestra presión sanguínea. Estos aspectos cobran gran importancia cuando tenemos por objetivo darle un nuevo aspecto a nuestro hogar. Pero, ¿cuál es el significado de estos y cómo influyen en nuestra salud emocional?

Cada color tiene propiedades particulares, las que nos pueden beneficiar o perjudicar de acuerdo con la cantidad que se emplea. Por eso, es de especial importancia que las personas encuentren su color ideal, ya que de lo contrario, podrían caer en un exceso y escoger un tono que a la larga podría generar el efecto opuesto al que se buscaba. Asimismo, es necesario saber combinarlos, para crear un ambiente equilibrado que nos ayude a generar cierta estabilidad mental.

¿Cuál es el significado de cada uno?

Amarillo

Es un color alegre, lleno de energía, y posee la capacidad de generar ambientes positivos. Su utilización puede ayudar a combatir miedos, superar el desánimo y reforzar la seguridad. Está recomendado para aquellas personas que atraviesan momentos difíciles o sufren algunos periodos de melancolía.

El amarillo también representa la mente y la vitalidad. Además tiene una inclinación hacia los pensamientos optimistas. Sin embargo, el exceso de este color puede conducir a una mirada crítica y a la impaciencia. Se recomienda su uso especialmente en las habitaciones infantiles.

Anaranjado

Se considera que este color aporta un gran equilibrio, ayuda a subir el ánimo y a combatir el cansancio mental. También potencia la comunicación y la creatividad. Debido a que procede de la paleta del rojo, tiene efectos potentes en la estimulación del sistema nervioso y circulatorio.

Si bien en dosis justas puede favorecer la calma interior de cada persona, se cree que el exceso de anaranjado podría tener efectos negativos en el sistema nervioso y digestivo.

Rojo

Este color primario tiene una gran capacidad para potenciar la alegría y la energía. Es un buen estimulante contra el cansancio, el agotamiento físico y la baja autoestima. A nivel físico, es capaz de estimular el sistema nervioso simpático, puede ayudar a subir la temperatura y acelerar la presión sanguínea.

En pequeñas cantidades, el rojo tiene efectos muy positivos. No obstante, una abundancia de este tono puede generar estrés, agresividad, nerviosismo, falta de concentración y ansiedad. También puede producir hambre, por lo que se recomienda utilizarlo en aquellas partes del hogar en las que se pase poco tiempo.

Verde

Es el color de la naturaleza, y está asociado al equilibrio, la armonía, la salud y el bienestar. Precisamente esta es la razón por la que se utiliza en hospitales y clínicas. El verde favorece los sentimientos de confianza y se recomienda para reducir la angustia.

Se recomienda utilizarlo en las habitaciones de niños y ancianos, ya que aporta paz y tranquilidad. Sin embargo, hay que tener cuidado con los tonos, ya que los verdes muy oscuros están asociados a problemas de hígado, vesícula, columna y articulaciones.

Azul

A diferencia de lo que ocurre con el rojo, su significado está asociado al sistema nervioso parasimpático, por lo que ayuda a disminuir la presión arterial, calmar la respiración y bajar la temperatura corporal. El azul tiene efectos tranquilizantes y desestresantes, por lo que se recomienda para aquellas personas que sufren de ansiedad o tienen problemas de adicción a la comida.

Además, este color ayuda a generar armonía en las relaciones dentro de una habitación, de manera que fluya la comunicación. Es ideal para habitaciones destinadas a relajarse, aunque su abundante uso podría conducir a sensaciones de inapetencia, apatía y desequilibrio emocional. Al igual que con el verde, hay que tener cuidado con el tono que se elija, ya que los colores muy fuertes podrían alterar nuestra paz interna.

Loading...
Revisa el siguiente artículo