logo
Tecnología
 /
Tecnología 01/04/2021

“Cobra Kai: The Karate Kid Saga Continues”: así es el videojuego de la exitosa serie de Netflix

En “Cobra Kai: The Karate Kid Saga Continúes” verás increíbles duelos que no podían faltar entre los dojos de Cobra Kai y Miyagi-Do, pero alejado del realismo de la película o la serie. Aquí estás en modo arcade.

“Cobra Kai” es un éxito. Era difícil desaprovechar la oportunidad de adaptar a videojuego uno de los éxitos del momento en Netflix este 2020.

Cobra Kai: The Karate Kid Saga Continues” no lucía demasiado bien en los vídeos publicados por su editora, GameMill Entertainment. Tampoco digamos que es una “joya”. Pero si eres fanático de la serie, es un título entretenido para pasar el rato.

El titulo se trata de un beat ’em up que se nutre de sus rostros más conocidos. Podríamos decir que nos recuerda a un “Battletoads”. Pero estamos a varios años después. Parece de otra generación.

Detalles

Lo interesante es que sigue, hasta cierto punto, secciones de la propia serie (a su manera) y personajes, como Johnny Lawrence, cuentan con su voz original. También tiene detalles bien geniales, como que la mítica patada “ilegal” de Daniel LaRusso provoca que salga disparada una grulla a lo Hadoken.

De hecho, hay infinidad de técnicas, con varias exclusivas de cada personaje y de tipo fuego o hielo, que nos evocarán a clásicos como “Street Fighter”.

Duelos

En “Cobra Kai: The Karate Kid Saga Continúes” verás increíbles duelos que no podían faltar entre los dojos de Cobra Kai y Miyagi-Do, pero alejado del realismo de la película o la serie. Aquí estás en modo arcade.

Si somos pacientes, podremos ir desbloqueando más técnicas especiales, tanto las afines al propio dojo como al personaje en cuestión, junto con otro tipo de mejoras pasivas, para que los combates ofrezcan más posibilidades.

Evaluación

Cobra Kai: The Karate Kid Saga Continues” nos traslada a una época dorada de los videojuegos, pero con un tema actual, una serie que muchos adoramos y que también conecta pasado con presente. ¿Podría haber sido mejor? Por supuesto. Pero tiene su encanto.