logo
Estilo de Vida
 /
Estilo de Vida 19/04/2021

Chile será sede del nuevo centro en economía circular

Introducir la economía circular y las acciones de mitigación del cambio climático en el sector de saneamiento ambiental (gestión de residuos sólidos y líquidos) son algunos de los objetivos que tendrá este nuevo centro de excelencia.

La Asociación de Empresas y Profesionales para el Medio Ambiente (Aepa), un organismo chileno, fue nombrada para diseñar, implementar y desarrollar el Centro de Excelencia de Economía Circular y Cambio Climático para Latinoamérica y el Caribe (Cecc) por el Capítulo Regional de Iswa LAC –miembro de la International Solid Waste Association- asociación técnica, internacional, independiente y sin fines de lucro, compuesta por profesionales, empresas y asociaciones que se desempeñan en la gestión de residuos y que promueven la sustentabilidad y profesionalización de la actividad.


La construcción de esta nueva institución educacional promoverá el conocimiento técnico y empírico en materia sanitaria y ambiental. La formación del centro, cuyo foco es la economía circular y el cambio climático, marcará un hito a nivel latinoamericano, ya que los problemas de salud y medio ambiente tienen características similares en los países que componen la red, sumado a problemáticas como la vulnerabilidad del territorio y las consecuencias del cambio climático. Todo será materia de estudio para la elaboración de propuestas de acción de los miembros fundadores.
Además, el Cecc buscará impulsar el cambio en la región, que va desde la economía lineal o tradicional hacia la economía circular, pues sus impulsores entienden que, sin un giro radical por parte de las organizaciones y empresas, será muy complejo hacer realidad el cambio de paradigma hacia una economía que sea sostenible en el tiempo.


Según Cristián Rojas, presidente de Aepa y socio fundador de PTH Grupo Ambiental, “como primer objetivo, el Centro de Excelencia tendrá que hacer un diagnóstico de la situación actual en materia sanitaria y ambiental del manejo de los residuos en la región, identificar la real capacidad instalada, las metodologías y tecnologías utilizadas en los distintos países y las políticas públicas; con esto se podrá tener una visión real de las problemáticas compartidas en Latinoamérica y así avanzar en la promoción del rediseño de los modelos de negocios de la economía tradicional”.

Sector construcción

A fines de 2020 se inició el proceso colaborativo para la cocreación de la Estrategia de Economía Circular en la Construcción, iniciativa en la que participan como actores activos el Instituto de la Construcción (IC), la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) y el programa Construye2025 de Corfo, junto con la facilitación técnica de la Corporación de Desarrollo Tecnológico (CDT).


La estrategia busca generar un plan de acción público-privado al 2025, como continuidad de la Hoja de Ruta RCD Economía Circular al 2035 y en el marco de la Hoja de Ruta nacional de Economía Circular al 2040.


La ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, celebra que la construcción sea la primera industria en generar una estrategia sectorial en el marco de la Hoja de Ruta Nacional.


“El sector de la construcción no es sólo el principal consumidor de materias primas a nivel global, sino que genera más del 35% de los residuos que actualmente se producen en nuestro país. Prevenir y reducir los residuos de la construcción y la demolición, sin duda producen impactos medioambientales significativos, pero también enormes beneficios y oportunidades directas para las empresas del sector”.


A ello añade que “con la incorporación de la economía circular en el mundo de la construcción se abren innumerables posibilidades para la optimización y el ahorro de recursos, así como también para la innovación y el emprendimiento”.


La Estrategia de Economía Circular en la Construcción pretende establecer en Chile la cultura de construcción circular, viéndola como un desafío y al mismo tiempo como una oportunidad que permita el desarrollo sostenible, social, ambiental y económico de la industria, a través de iniciativas coordinadas entre el sector público, privado, la academia y la validación ciudadana.