logo
Estilo de Vida
 /
Estilo de Vida 19/04/2021

Pacto Global y mundo empresarial contra el cambio climático

En Chile, el Grupo de Empresas Líderes del Objetivo de Desarrollo Sostenible 13 (ODS 13) ha enfocado su trabajo en intensificar la sensibilización, la mitigación del cambio climático, la adaptación a él, la reducción de sus efectos y la alerta temprana.

Ahora más que nunca, el cambio climático está afectando a todos los países en todos los continentes, produciendo un impacto negativo en sus economías, la vida de las personas y las comunidades. La pandemia ha profundizado estos impactos, y en un futuro se prevé que las consecuencias serán aún peores. Los patrones climáticos están cambiando, los niveles del mar están aumentando, los eventos climáticos son cada vez más extremos y las emisiones del gas de efecto invernadero están ahora en los niveles más altos de la historia. Si no se actúa con urgencia, la temperatura media de la superficie del mundo podría aumentar unos tres grados centígrados este siglo. Las personas más pobres y vulnerables serán los más perjudicados.


En este escenario, Pacto Global Chile -que cuenta con más de un centenar de empresas adheridas que se han comprometido con la Agenda 2030 y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible- hizo entrega de un documento denominado “Empresas Pacto Global y Acción por el Clima. Compromiso con el ODS 13 y con las metas climáticas de Chile”, desarrollado en el marco del Grupo de Empresas Líderes por el ODS 13, que comprende un análisis de las medidas concretas que están tomando las empresas, su impacto, hallazgos, recomendaciones y casos de 31 empresas entrevistadas.

Nuevas exigencias

Para fortalecer la respuesta global a la amenaza del cambio climático, las naciones adoptaron el Acuerdo de París en la COP21, que entró en vigor en noviembre de 2016. En el acuerdo, todos los países acordaron trabajar para limitar el aumento de la temperatura global a menos de dos grados centígrados.


Por otro lado, el Acuerdo proporciona una hoja de ruta para acciones climáticas que reducirán las emisiones y crearán la resiliencia climática que el mundo necesita.


De hecho, el Banco Mundial calculó que el cumplimiento de esta meta permitirá a Chile aumentar el nivel del Producto Interno Bruto (PIB) potencial en 4,4%, lo que significaría sumar US$31 mil millones a la economía, respecto al escenario de referencia. El análisis también establece que por cada dólar que se invierta en descarbonizar, se logrará US$1,6 de beneficios. Además, el resultado total de la descarbonización significaría un crecimiento adicional promedio de 0,13% del PIB anual hasta 2050. Este impacto se explica principalmente por las oportunidades de inversión en energías limpias, como son el hidrógeno verde, donde Chile tiene grandes ventajas.


“El planeta y las personas están exigiendo del sector empresarial y de las organizaciones, un mayor compromiso real y cuantificable, para la construcción de una sociedad y un mundo más humano y seguro. Atravesamos una crisis de confianza y de incertidumbre, que solo puede ser remediada a través acciones concretas, que pongan como prioridad el bienestar de las personas y su entorno, mediante la implementación de conductas empresariales cada vez más responsables y sostenibles”, dice Margarita Ducci, directora ejecutiva de Pacto Global Chile de Naciones Unidas.

Aceleradora de hidrógeno verde

En marzo pasado, en una ceremonia encabezada por el subsecretario de Energía, Francisco López, la Agencia de Sostenibilidad Energética (AgenciaSE) lanzó la iniciativa Aceleradora de Hidrógeno Verde (H2V), la cual se enmarca en los objetivos de la Estrategia Nacional del Hidrógeno Verde.


“En noviembre de 2020 lanzamos la Estrategia Nacional del Hidrógeno Verde, que busca, principalmente, producir el hidrógeno verde más barato del planeta a 2030, estar entre los tres principales exportadores a 2040 y tener 5 GW de capacidad de electrólisis en desarrollo a 2025. Con estos objetivos, queremos desarrollar en Chile la industria del H2V y situar al país entre los principales productores y exportadores del mundo de este combustible renovable a 2040”, destaca el subsecretario de Energía.


La Aceleradora de H2V está estructurada en dos etapas. La Etapa 1 corresponde a un llamado abierto a todas las empresas e instituciones que hayan logrado avances en el uso de hidrógeno; con ellas se trabajará en la identificación de los componentes fundamentales para el diseño de su proyecto y se hará la selección de los actores que avanzarían a la segunda fase. La Etapa 2 ofrecerá apoyo especializado y cofinanciamiento para facilitar el progreso de los proyectos de los actores seleccionados, a través de un fondo total de $300 millones.