logo
Estilo de Vida
/ shutterstock / shutterstock
Estilo de Vida 08/09/2021

Perros: actividad cerebral al oír a sus dueños es similar a la de un bebé con su madre

Una nueva prueba para confirmar que los perros son lo mejor que le ha pasado a ala existencia humano, y sin dudarlo son nuestros mejore amigos

Por : Fayerwayer / Guy Acurero

La tesis de que los perros son los mejores amigos del hombre tiene ahora a favor los resultados de un estudio que revela la conexión especial de los cachorros con sus dueños, comparándolos con el lazo de un bebé recién nacido con su madre.

Investigadores de la Universidad Eötvös Loránd en Hungría encontraron que los perros tienen un apego a la voz de su dueño, lo que genera respuestas cerebrales relacionadas con la respuesta afectiva del cachorro.

Lo que más sorprendió a los expertos es que la actividad cerebral de los caninos es similar a la de un bebé que escucha la voz de su madre, lo que indica que las relaciones entre el perro y dueño y recién nacido y mamá son más similares de lo que anteriormente podía pensarse.

En general, el estudio publicado en NeuroImage y citado en Daily Mail, afirma que los perros pueden reconocer la voz de su dueño y que es aún más gratificante para los cachorros que son más apegados.

El estudio se realizó con siete razas diferentes de perros

El equipo de investigación combinó en el informe los datos cerebrales y de comportamiento de 16 perros de siete razas diferentes. Seis eran golden retrievers, cinco border collies, un crestado chino, un labrador, un terrier, un vizsla húngaro y un pastor alemán.

Los investigadores realizaron lo que llamaron Prueba de Situación Extraña (SST por sus siglas en inglés), con la que evaluaron el comportamiento de apego de los perros con sus dueños. Los cachorros fueron ubicados en una habitación con un extraño o con sus amos antes de la evaluación.

Marta Gacsi, la autora del estudo, explicó: “En los perros, al igual que en los bebés, escuchar la voz de sus cuidadores es tan gratificante como las interacciones positivas o de afecto”.

Se estudiaron los comportamientos relevantes de los perros, como la exploración, el juego, contacto físico, pararse en la puerta, seguir a la persona que se marcha o saludar, tanto en presencia de los socios humanos como en la separación.

El análisis dio como resultado tres puntuaciones basadas en los comportamientos de los perros. Apego (hacia el propietario), ansiedad (relacionada con el lugar desconocido) y aceptación (de interacción con un extraño).

La actividad cerebral de los perros se midió a través de imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI), mientras escuchaban palabras de afecto con la voz neutra de sus dueños y de una persona familiar.

Los resultados de los escáneres cerebrales mostraron que el centro de recompensa en el cerebro de los perros era más sensible a la voz de su dueño que a la voz de una persona familiar.

Estudiar los mecanismos cerebrales detrás del apego del perro-dueño es particularmente emocionante, porque puede ayudar a comprender cuán similar puede ser este vínculo único entre individuos de diferentes especies con otras relaciones”, concluyó Gabor.