Eficiencia energética en la construcción: Ahorro + calidad de vida

Según los expertos, el uso eficiente de la energía en una vivienda debe considerarse desde todas las etapas deL diseño, en especial las de operación, de manera de gestionar el buen uso de la energía al interior.

Por Isabel Pinto

Por Paula Chapple

El uso eficiente de la energía en una vivienda debe considerarse desde las primeras etapas de un proyecto. En ese sentido, es muy importante que el diseño de arquitectura busque acercarse lo más posible al confort de los usuarios, haciendo mínima la necesidad de consumir energía para alcanzar condiciones ambientales adecuadas para la actividad humana.

“Pese a que ha habido avances en el país los últimos años, no sólo en términos de programas, subsidios y certificaciones impulsadas desde el Gobierno, la eficiencia energética (EE) es, sin duda, uno de los grandes temas pendientes, si no el principal, en el mercado de la vivienda. No sólo en términos de introducir criterios de EE, sino que también de cómo gestionar la energía”, señala Alexis Núñez, jefe línea Desarrollo Edificación de la Agencia Chilena de Eficiencia Energética(AChEE).

Si a ello se agrega que, según el Balance Nacional de Energía 2013, la edificación comercial, pública y residencial representa el 27,1% del consumo de energía del país, siendo el tercer sector de mayor consumo a nivel nacional –donde este porcentaje corresponde a 87.335 GWh, proveniente principalmente del uso de la leña (46,9%), derivados del petróleo (19,8%) y consumo eléctrico (24,9%)– el camino por recorrer aún es largo para reducir estos índices.

 

Operación eficiente

“Es importante entender que los usuarios y administradores de las viviendas son los encargados del buen uso de la energía”, detalla David Cabieles, también profesional de la AChEE. Una vez definido un proyecto con criterios de EE, es relevante seguir estas recomendaciones que el experto detalla:

  • Desconectar los artefactos eléctricos que se encuentran mucho tiempo en desuso.
  • Aprovechar la luz natural para desarrollar las actividades.
  • Utilizar las escaleras en lugar del ascensor.
  • Cerrar puertas y ventanas cuando se utiliza la calefacción, ventilador o aire acondicionado.
  • Ventilar la casa entre 15 y 20 minutos todos los días.
  • Limpiar las ampolletas y lámparas de la casa regularmente.
  • Realizar mantención y limpieza periódica a calefactores, ventiladores y aire acondicionado.

“Si bien no es posible determinar de manera exacta el ahorro energético en una vivienda, debido a la diversidad formal y cultural de ahorro de sus habitantes, podemos decir que bajo nuestra experiencia como Agencia hemos logrado identificar ahorros en viviendas del orden del 20 al 30%, lo que se traduce en una buena iniciativa”, complementa David Cabieles.

 

Cifras en hospitales

La AChEE, a partir del año 2011, a través del Programa de Eficiencia Energética en Edificios Públicos (PEEEP), ha venido implementando diversos proyectos en edificios de oficina y en el sector hospitalario. Adicionalmente durante el 2013 el programa fue presentado en el Comité Interministerial de Eficiencia Energética (Comité creado por el Gobierno de Chile en el marco de la Estrategia Nacional de Energía), logrando ser considerado como una línea programática de Estado, gracias a los importantes resultados obtenidos, a su estructura de funcionamiento ya consolidada, y la asistencia técnica y formación de capacidades que brinda al sector, estableciéndolo como una línea estratégica de intervención en la política energética proyectada hacia el año 2020.

 

Bajo esta modalidad PEEEP, “en el año 2015 se realizaron trabajos en 14 Hospitales de Alta Complejidad de la Región Metropolitana. Con los cuales se alcanzarían ahorros anuales de 20 GWh”, concluye David Cabieles de la AChEE.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo