Venta en verde y en blanco se consolidan en el sector inmobiliario

A la tendencia de comprar “en verde” se sumó una nueva preferencia conocida como venta “en blanco”. El mercado inmobiliario se muestra dinámico en torno a ambas formas de compra

Por paula chapple

El 2014 fue el año con más ventas en verde y blanco. Se promesaron bajo ambos formatos 28.258 departamentos, cuatro mil más que el año anterior, según datos de GfK Adimark. 
Desde 2008 la cifra prácticamente se ha duplicado y hay coincidencia entre distintos actores del sector que la tendencia debiera seguir al alza. Entre las ventas en verde y blanco debieran crecer durante 2015 entre un 10% y un 15%, es decir, se podría llegar a superar la barrera de los 32.500 departamentos vendidos antes de su recepción final.

Modalidad en blanco

No tienen piloto ni sala de ventas y sólo se puede saber cómo será el proyecto a través de maquetas, imágenes digitales y planos. Sin embargo, son cada vez más las personas que optan por adquirir un bien raíz cuando éste ni siquiera ha iniciado sus obras.
Es lo que se llama compra en blanco, modalidad que tiene múltiples ventajas y una creciente demanda, pero también presenta algunos riesgos menores.

“La compra en blanco es la adquisición de una propiedad cuándo ésta aún se encuentra sólo en el plano de las constructoras, acompañada por los permisos de edificación emitido por las autoridades respectivas e imágenes virtuales de lo que será el proyecto, desplazando a la denominada compra en verde; y considera sólo imágenes, maquetas y planos de la que será la futura vivienda sin comenzar siquiera las obras”, señala Andrés Ergas, Gerente Comercial de Ralei Grupo Inmobiliario.


Dentro de las ventajas de comprar en blanco, “está el ahorro considerable, de hasta 12%, respecto a la compra de la misma vivienda cuando ésta ya se encuentra en estado de construcción, ya que mientras más avanzada es la etapa de construcción, la propiedad aumenta su valor. Además, la compra en blanco permite asegurar la compra de la vivienda en el lugar y orientación deseada”, comenta Andrés Ergas.

Cuando un cliente compra “en verde” adquiere una vivienda en construcción o bien que se proyecta construir. A cambio de un pie, el vendedor -una inmobiliaria, por ejemplo- firma una promesa donde garantiza que el inmueble pasará a ser propiedad del comprador cuando la obra sea entregada dentro de un plazo específico (que se fija previamente y suele oscilar entre uno y dos años).

En verde


La compra en verde en tanto, “se trata de una herramienta que permite al cliente comprar a un menor valor y elegir el mejor producto que se está ofreciendo en ese momento. Comenzó como una tendencia entre los inversionistas, pero en los últimos años se trata de una forma normal de venta, debido a que prácticamente no existe stock de viviendas para entrega inmediata y los proyectos tienden a venderse antes de su término de construcción”, señala a Diario Publimetro Eduardo Crawley-Boevey, Gerente General de Inmobiliaria Fernández Wood Vizcaya. 

Es así como la compra en verde “se ha hecho más común entre los clientes finales, precisamente por el ahorro que significa, por lo que están dispuestos a esperar 2 años o más para la entrega de su propiedad. El otro beneficio que tiene para el comprador es que existe un plazo mayor para pagar el pie, ya que normalmente puede hacerlo durante el periodo de construcción”, comenta Eduardo Crawley-Boevey.

Algunos resguardos

-La compra en blanco puede llegar a ser un excelente negocio, no sólo para los inversionistas, sino también para particulares que pueden acceder a importantes descuentos y beneficios como poder pagar el pie de la unidad vendida a un plazo que puede superar los 24 meses.

-Junto con esto, la persona tiene la ventaja de elegir la ubicación de la propiedad y terminaciones, así como estacionamientos y bodegas.

– El comprador debe tener en cuenta que existen algunos riesgos en lo que respecta a la compra en blanco y en verde, además del retraso en la entrega, por ejemplo eventuales cambios que pueda sufrir el proyecto debido a temas constructivos o arquitectónicos. 

– Otro detalle importante que los clientes deben tomar es cuenta es conocer bien las superficies de las unidades que están comprando, como los espacios y si estos se adecuan a sus necesidades, además de las terminaciones y especificaciones técnicas.

– Para ambos tipos de compras, los expertos señalan que se deben ejecutar con inmobiliarias confiables, ello asegura que la unidad comprada sea prácticamente la misma que finalmente se entrega, tanto en superficies como en terminaciones ofrecidas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo