Arriendos: la fórmula que termina con el mes de garantía

¿Quién es el dueño de la verdad a la hora de entregar una vivienda arrendada? El dueño del inmueble, el corredor o el arrendatario. ¿Y quién debe zanjar la utilización o no del mes de garantía?

Por Mauro Vidal

Son preguntas que muchos se hacen al momento de recibir un inmueble después de haber estado arrendado un tiempo, pero que también provocan una incertidumbre al inicio del acuerdo, cuando muchas veces no se sabe cuánto pedir como garantía, para no tener que enfrentar este tipo problemas después.

Para solucionar esta problemática, la compañía Unnio Seguros Generales creó un producto de seguros que complementa el contrato de arriendo llamado TrustRent, el cual emite un certificado de garantía online que permite a un arrendatario ser un candidato más calificado y confiable frente a los propietarios, sin tantos requisitos.

Este es un modelo de negocios de arriendo utilizado principalmente en Europa, que entrega a los contratantes el “Certificado de mes de Garantía TrustRen”t, que incluye contratos de arriendos profesionales e inventarios certificados, ayudando con ello a proteger la inversión inmobiliaria de los propietarios y a promover las mejores prácticas del sector, certificando, asesorando, capacitando, ayudando al corredor de propiedades y al propietario, a minimizar el riesgo de arriendo. Verifica además los antecedentes proporcionados por el arrendatario y el corredor de propiedades.

“Esto funciona a través del pago de una pequeña prima anual por parte del arrendatario, un mecanismo que protege la inversión inmobiliaria del propietario contra eventuales daños materiales en la propiedad no reparados por el arrendatario, permitiendo al dueño recibir la propiedad en las mismas condiciones que fue arrendada”, explica Juan Ignacio Álvarez, gerente general de la empresa especializada en este controversial nicho del universo inmobiliario.

El certificado puede cubrir el monto equivalente desde un mes hasta 3 meses de arriendo si es que así fuese necesario. De esta manera, ni el arrendatario se preocupa de desembolsar el dinero de la garantía al inicio del contrato, ni tampoco el dueño de la propiedad, incluso si esta sufre grandes daños que no puedan ser cubiertos por la garantía inicial.

El ejecutivo señala que, además de garantizar las reparaciones necesarias, el seguro entrega una asesoría a los propietarios, arrendatarios y una certificación a los corredores de propiedades, minimizando el riesgo al momento del arriendo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo