La canción de Occupé Bayenga

El grupo de rock chileno Ases Falsos habla de la historia del jugador congoleño que pasó por el fútbol chileno.

Por

Imagen foto_0000000220120907112940.jpg

Esta semana el grupo de rock chileno Ases Falsos estrenó el video del tema “Venir es Fácil”, otro título para agregar a la antología de canciones que hablan de futbolistas o encontraron su inspiración en el deporte popular. El tema es el primer single del disco “Juventud Americana” y rescata la historia de Occupé Bayenga, delantero congoleño que la temporada pasada defendió a Deportes Copiapó. Luego de estar el primer semestre de este año en Universidad de Concepción, Bayenga fue cedido a Deportes Concepción, pero sus problemas físicos le impidieron debutar en el cuadro lila, razón por la que ambos equipos decidieron finiquitar el préstamo. Actualmente el jugador se recupera en el Campanil. Antes de venir a Chile, el congoleño estuvo un par de años en Argentina donde, gracias a las gestiones de un tío diplomático, pudo jugar en Cañuelas de la Primera D. El caso de Ocuppé Bayenga Lopalo, así es su nombre completo, despertó la curiosidad de Cristóbal Briceño, líder y compositor de Ases Falsos (ex Fother Muckers) para escribir esta canción que en una parte de su letra dice: “Dime africano, qué estás haciendo por acá, qué te parece el español, fue drama la alimentación…Venir es fácil, volver no tanto…Te vi mirando a esa mujer, anda y ocupa tu poder…”.

Cómo saber si el tema será un éxito radial, qué dirá Occupé de la canción, se sentirá identificado con ese actor de raza negra que lo representa en el video. En cinco días el clip ya ha sido visto en la red por casi 10 mil personas, una cifra bastante superior a la asistencia de la mayoría de los partidos de primera división.

Canciones sobre futbolistas hay muchas. Una de las más clásicas y ya repetidas es “Santa Maradona”, del grupo francés Mano Negra. La banda que lideraba el cantante Manu Chao compuso ese tema mientras mezclaban el disco “Casa Babylon” (1994) en la ciudad de Napolés. Al tiempo, Manu Chao grabó “Si yo fuera Maradona (La Vida Tómbola)”, que acompañó el documental del cineasta serbio Emir Kusturica sobre Diego. En realidad, las canciones que le han  dedicado al 10 dan para un capítulo aparte. Andrés Calamaro (“Maradona”), Los Piojos (“Maradó”) y el fallecido cantante de cuarteto, Rodrigo, alias El Potro, con su popular éxito “La Mano de Dios”, se anotan en la lista de homenajes.

Otra banda argentina, con onda futbolera, es Bersuit Vergarabat. Alguna vez, el propio Maradona cantó con ellos en vivo “El Baile de la Gambeta”, una canción que en todo caso tiene dedicatoria para el gran volante de Independiente Ricardo Enrique Bochini. Para justificar el homenaje, Gustavo Cordera decía que la fantasía de Bochini no tenía comparación. “El Bocha era un mago sin físico, con pancita, sin nada, todo pelado, era pura fantasía”, apuntaba el ex cantante de Bersuit.

Durante mucho tiempo, Luis Alberto Spinetta mantuvo el misterio con respecto a una canción de su etapa junto al grupo Invisible. “El anillo del Capitán Beto” (1976) narraba la fantasía de un astronauta argentino y su travesía a bordo de una nave cuya cabina tenía como decoración un banderín de River Plate y una foto de Gardel. El Flaco era hincha del millonario y muchos pensaron que se refería al Beto Alonso. Aunque Spinetta aclaró mil veces que no había relación, una vez tocando en vivo decidió dedicarla al gran símbolo de River, quien tiempo después contaría que Luis Alberto lo visitó para tocar la guitarra y entonarle esa canción. Otro que conoció la admiración de la hinchada millonaria fue Marcelo Salas. El cantautor argentino Ignacio Copani le dedicó “Canción del Matador”. En Uruguay, el gran cantor y poeta Alfredo Zitarrosa honró a Garrincha (“Lo lleva atado al pie, como una luna atada al flanco de un jinete”) y en Cataluña, Serrat presentó sus respetos a un ídolo de niñez. El húngaro Ladislao Kubala llegó a Barcelona cuando el cantautor catalán tenía 7 años y defendió los colores blaugranas por más de una década. “Pelé era Pelé y Maradona uno y basta. Di Stéfano era un pozo de picardía. Honor y gloria a quienes hicieron brillar el sol de nuestro fútbol de cada día. Todos tienen sus méritos; a cada quien lo suyo, pero para mí ninguno como Kubala”. Fútbol y talento, en una canción. Hay muchas más y vendrán otras…

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo