Jeremías Israel: "Ir a fondo corre por la sangre"

El Jere participará por primera vez en el Dakar. Su experiencia en el motocross, donde es un referente sudamericano, es un buen antecedente, pero tiene claro que debe ser precavido.

Por

Imagen foto_0000000320121017082852.jpg
Israel será una de las novedades nacionales en el Dakar.

Jeremías Israel la rompió en el motocross. De hecho, fue el primer piloto sudamericano en conseguir puntos en una carrera oficial de la AMA, la competencia de la especialidad más importante del mundo. Tras  incursionar también en el supercross y el enduro, en enero afrontará por primera vez el rally más difícil del planeta, el Dakar, evento en el que contará con el apoyo de Publimetro. “Encontré en ellos un respaldo importante, ya que se subieron al carro conmigo. Espero hacerlo bien y que seamos todos exitosos”, sueña el Jere.

¿Cómo marcha la preparación?
Ha tenido de todo un poco. He aprendido mucho sobre la navegación y he entrenado harto en el desierto, ya que en esta clase de competencia la moto es distinta y las distancias son diferentes. He ido paso a paso, sobre todo en la navegación, comprendiendo cómo funciona, desde interpretar bien la simbología del Dakar hasta entender lo que realmente quisieron plasmar cuando hicieron los dibujos. Me enfoqué en eso en la primera parte del año y ahora estoy viendo más el aspecto físico.

¿Con qué experiencia llegas?
Este año fui a la primera fecha del Campeonato del Mundo, en Abu Dabi, donde por primera vez me subí a la moto de rally. Me lesioné el tobillo, pero fue una buena experiencia, porque me enchufé en el tema. Después me recuperé y fui al Desafío Litoral, la primera fecha del Dakar Series en Sudamérica. También fue una muy buena experiencia, ya que pude ganar el Dakar Challenge y asegurarme el wild card para correr el Dakar. Finalmente hice una fecha en Chile, en Antofagasta. Y sería.

¿Sientes que es suficiente?
La experiencia nunca es suficiente. Siempre hay cosas que aprender y mejorar. Hay que ganarla sobre la marcha y llegar lo mejor preparado posible en todos los aspectos. La experiencia es el gran tema al enfrentar un primer Dakar. La velocidad está, pero hay que saber ir rápido sin cometer errores. Ésa es la clave de mi éxito, que es llegar al final.

¿Ese es tu gran objetivo o pretendes llegar en alguna posición?
La primera gran meta es llegar a Santiago. De nada sirve ser el más rápido si no llego. Mi motivación principal para participar en el Dakar se generó porque terminará en Santiago. Va a haber un montón de situaciones en las que voy a querer ir más rápido, pero hay que ser consciente de que eso me puede traer problemas.

Pero en el motocross te acostumbraste a ganar. Te puede picar el bichito de pisar el acelerador a fondo…
Sí, claramente el bichito de ir a fondo es algo que corre por la sangre, pero hay que tener claro que los días son muy largos y las etapas muy complicadas. Ir rápido no es problema, el problema es hacerlo sin perderse y sin romper la moto. Son cosas que te pueden pasar incluso no yendo tan rápido, por lo que hay que tener la cabeza fría. Hay que tomar las precauciones suficientes.

¿Cómo te has sentido con tu equipo y con la moto?
La moto ya lleva hartos Dakar. Yo estoy corriendo con una que ya está probada por varios pilotos y por el mismo equipo, que es Honda Europa, por lo que tengo la seguridad de que no voy a tener problemas. El motor quizá no es el más rápido, pero la moto es muy confiable, por lo que creo que voy a llegar al final.

Aparte de que terminará en Santiago, ¿qué te motivó para pasar del motocross, donde eras un referente sudamericano, al Dakar, donde vas a ser uno más?
Me pasó lo mismo que cuando me ofrecieron correr en enduro el 2007. Venía un mundial a Chile, en La Serena, los Six Days. Yo nunca había hecho enduro, pero era un mundial. Cuando te dicen que va a venir un mundial, te pones en la situación de estar parado afuera viendo el evento, y creo que me arrepentiría. Cuando me llamó mi mecánico y me dijo que el Dakar iba a terminar en Chile, le dije: “Si se confirma, desde ya te digo que vamos”. Cuando se confirmó, tomé la decisión de inmediato y me puse a trabajar, a armar el proyecto y a comprender qué significa participar en un Dakar.

¿Te asusta un poco el Dakar o por tu experiencia en el motocross eso ya no es problema?
No tengo miedo, pero sí respeto, el mismo respeto que he tenido siempre hacia lo que hago. Tengo que estar consciente de que hay riesgos y no puedo volverme loco. Hay que ir paso a paso. Sé que pueden pasar cosas, no las omito, pero no pienso todo el día en ello.

¿Tienes algún referente dentro de este mundo del rally?
Claramente está Chaleco, que es un referente a nivel mundial, con buenos resultados, con mucha experiencia y con el potencial para pelearles a los monstruos de la punta. Pero los dos grandes íconos son Marc Coma y Cyril Despres, y también sumaría ahí a Helder Rodrigues.

¿Cómo surge la idea de la webserie que estás haciendo?
La idea de “Road to Dakar” nace en ese período en el que tomamos la decisión de correrlo. Había que emprender tres acciones principales: la deportiva, la logística y la financiera. Esta última consistía en saber cómo hacer para levantar recursos para un proyecto de estas características, sin haber tenido resultados antes en esta disciplina. Por eso definí una estrategia de marketing, que se trata de generar expectativas contando la historia paso a paso en esta webserie.

¿Qué desafíos tienes para tu carrera más allá del Dakar del próximo año?
Creo que se va a mantener el evento en Sudamérica, lo que lo hace más llamativo. Me gustaría seguir por cuatro o cinco años en esto.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo