"Varios" en la ANFP

En la tabla del consejo de ayer faltaba un punto que debería haber estado sí o sí en la discusión tras los acontecimientos de los últimos días.

Por

Imagen foto_0000000120121219084148.jpg

Ayer, en la sede de la Anfp de Avenida Quilín, se realizó un consejo “extraordinario” de presidentes de clubes, máxima instancia dirigencial del fútbol chileno. En la ocasión, por penúltima vez en este 2012, el directorio presidido por Sergio Jadue encabezó el encuentro con el plenario de clubes de Primera A y B para definir una serie de temáticas importantes de la industria: el formato de campeonato, las sedes de la Copa América y Mundial sub 17 del 2015, la dieta o sueldo que comenzarán a recibir los dirigentes a partir de la próxima administración en Quilín, la polémica “Ley Pepe” (esa que pretende evitar que los clubes negocien con jugadores que siguen en competencia) y una iniciativa que busca evitar la bancarrota de las instituciones a través de un control de los gastos en relación a los reales ingresos de cada equipo. Todos tópicos muy importantes sin duda. Todas temáticas trascendentes para el desarrollo del siempre complicado fútbol criollo.

El problema es que en la tabla del consejo de ayer faltaba un punto que debería haber estado sí o sí en la discusión tras los acontecimientos de los últimos días. Porque en una jornada de reflexión y encuentro de todos los dirigentes, caía de cajón que el más importante de todos, el presidente de la Anfp, explicara su participación en el negocio, hasta ahora congelado, de la llegada de Ramón Fernández a Universidad de Chile. Jadue, en declaraciones hechas el fin de semana, argumentó que se metió en la transacción “para construir puentes” entre los involucrados en la operación del volante argentino: su representante, la U, O’Higgins y, aquí está el punto sensible, Unión La Calera, club propietario del 25% del pase del jugador. Como todos saben La Calera era presidido por el propio Jadue al momento de acordar las condiciones de un futuro traspaso de Fernández, por lo que perfectamente uno podría exigir que en esta operación, y en cualquiera que levante la sospecha del propio lucro del presidente del fútbol chileno, Sergio Jadue debería eximirse de participar en la tratativa. Él se justifica en la “construcción de un puente”, el problema es que este puente estaba claramente dinamitado y le explotó en la cara al mandamás de la Anfp.

Lo peor de esta historia es que por tratarse de un consejo de presidentes “extraordinario” los estatutos de la Anfp no permiten la adición de temáticas ajenas a la tabla previamente establecida por el directorio. En resumen, como el lío de Fernández no estaba en tabla no se podía discutir siquiera el tema. Y es que en los consejos denominados extraordinarios el siempre útil ítem de los “varios” no existe, por lo que no se pueden plantear otros puntos que no sean aquellos definidos por el propio directorio. Una “verdadera lástima”, porque en este cierre de año hay varios puntos que hubieran entrado a la perfección en el ítem “varios” de la tabla.

Así, a “vuelo de pájaro”, sin profundizar demasiado para no parecer odioso, ofrezco apenas tres puntos pendientes en la discusión del consejo de ayer y que deberían, uno cree, estar sí o sí en la tabla del próximo plenario dirigencial el 27 de diciembre. Acá mi propuesta del ítem “varios”:

Caso Fernández: ¿Es recomendable que el presidente de la Anfp se involucre en transacciones comerciales particulares entre los clubes?

Jorge Segovia: Investigado por el lío de las acreditaciones universitarias y ausente durante gran parte del año 2012, ¿hasta cuándo se sostiene su presencia en el directorio?

Cristián Varela: ¿Es idea mía o el vicepresidente de la corporación anunció hace meses una renuncia que aún no hace efectiva?

Se trata de apenas tres puntos para no alargar tanto la discusión tampoco. No se trata de ponerse pesado y buscarle la “quinta pata al gato”, pero qué manera de ser útil ese muchas veces mirado a huevo ítem “varios” en los plenarios. Sobre todo cuando se trata de temáticas que, a la larga, terminan por definir la frontera entre lo que se puede, se debe o hay que hacer cuando se es dirigente de una actividad tan expuesta como la del fútbol profesional.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo