Alexis acaba el crédito

Próximo a cumplir dos años en el equipo catalán, Sánchez vive su peor momento desde que arribara desde el Udinese tras la millonaria operación que significó su traspaso.

Por

Imagen foto_0000000220130227085622.jpg

Revancha de la semifinal de la Copa del Rey en España. Frente a frente, como tantas veces en los últimos años, Barcelona y Real Madrid. Otra versión del súper clásico del fútbol español. Nuevamente, para deleite de los fanáticos, en escena el partido más atractivo que puede encontrarse hoy en el planeta fútbol. Un choque de estilos, filosofías y formas de buscar el mismo objetivo: ganar y ser reconocido como el mejor equipo del mundo.

Sobre la cancha del Camp Nou, 22 de las más grandes estrellas del balompié internacional. Messi, Cristiano Ronaldo, Iniesta, Xabi Alonso, Xavi Hernández, Özil y un interminable ectcétera. En las bancas, una docena de cracks que serían titulares en cualquier equipo o selección del mundo: Villa, Benzema, Valdés y Kaká, entre otros. ¿Alexis Sánchez? Ni en la cancha ni en la banca; simplemente en la tribuna tras quedarse al margen de la convocatoria blaugrana por determinación técnica.

Próximo a cumplir dos años en el equipo catalán, Sánchez vive su peor momento desde que arribara desde el Udinese tras la millonaria operación que significó su traspaso. Cerca de 50 millones de dólares pagó el equipo español por los servicios del chileno, quien llegaba con el cartel de mejor jugador de la liga italiana en la temporada 2010-2011. Tras un buen inicio, debutando con un gol en su primer clásico ante el Madrid, pasando más tiempo como titular que como suplente y anotando 15 goles en su primera temporada en España, Sánchez ha ido de más a menos, perdiendo primero protagonismo en la cancha, luego la titularidad y, en los últimos meses, la confianza de la exigente hinchada y del medio futbolístico catalán.

En agosto del año pasado, en el comienzo de la presente temporada europea, en este mismo espacio, escribí lo siguiente a propósito de las críticas que empezaba a recibir el delantero de Tocopilla: “¿Qué es lo que pasa con Sánchez? Está viviendo la difícil transición que transforma a un futbolista de extraordinaria proyección en uno consolidado. Es la etapa en la que ya no basta con chispazos de talento o algunos partidos en gran nivel; lo que le pide el medio es que semana a semana sea el crack que necesita su equipo para mantenerse en la cima del mundo futbolístico. El primer año en Barcelona Sánchez confirmó que el Niño Maravilla tenía las condiciones para ser un aporte en el cuadro de Pep Guardiola. Ahora, en su segunda temporada en Cataluña, el admirador del Matador Salas debe demostrar que está preparado para dar el salto a la madurez futbolística en la estrategia de Vilanova. Hablo del salto que permite transformarse en uno de los hombres grandes del plantel, aquellos que se echan el equipo al hombro y que aparecen en los momentos difíciles. (…) depende de Sánchez dar el salto de niño a hombre. Llegó la hora de abandonar al Niño Maravilla. Debe aparecer el adulto, el futbolista maduro, la maravilla de jugador…”.

Con 24 años cumplidos y más de la mitad de la presente temporada jugada, ese salto de calidad que le pedíamos a Sánchez no se ha producido, es más, hemos observado la involución de su rendimiento, la pérdida de su confianza y, lo más preocupante, un claro retroceso en su protagonismo dentro del plantel.

Ayer, en el clásico por la Copa del Rey, la marginación de la convocatoria debe ser vista como un aviso contundente para Alexis. Independiente de que el técnico y sus compañeros lo respalden frente a las críticas, el único espaldarazo real y útil es aquél que se produce en el campo de juego. Cuando te mandan a la tribuna en un partido importante el mensaje es claro y quedó muy reflejado en un titular de Marca.es en la previa de la semifinal que terminó con la clasificación del Real Madrid: “Alexis acaba el crédito”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo