¿Quién sabe de fútbol en Colo Colo?

El timonel albo, el mismo que lo contrató y que lo presentó con bombos y platillos, acusaba al argentino de no entender este deporte. O sea, Tapia fichó a un DT que no sabía de fútbol para comandar al equipo más popular del fútbol chileno.

Por Hernán Cajas

Imagen foto_0000000120130318153009.jpgPor Hernán Cájas, editor diario El Gráfico Chile

“Si dice que yo no sé de fútbol, lo único que puedo decirle es que a lo mejor ese sayo le cabe a él. Nada más”. Así se defendió el presidente de Blanco y Negro, Carlos Tapia, de las críticas de Omar Labruna, quien se fue acusando que los dirigentes albos, y la mayoría de los empresarios, no saben de fútbol. El timonel albo, el mismo que lo contrató y que lo presentó con bombos y platillos, ahora acusaba al argentino de no entender este deporte. O sea, Tapia fichó a un DT que no sabía de fútbol para comandar al equipo más popular del fútbol chileno.

El “saber o no saber de fútbol” es un tema que hace rato se toca en Colo Colo. En 2011, cuando la mala elección de los fichajes era pan de cada día en el Monumental, el presidente Hernán Levy creó la Gerencia Técnica Deportiva, a cargo de Jaime Pizarro. El Kaiser, un caballero, futbolista por casi dos décadas, seleccionado nacional, capitán en Argentinos Juniors, y DT campeón de Colo Colo en la quiebra, asomaba como el nombre ideal para la elección con pinzas de los nuevos refuerzos. Sin embargo, la apuesta no mejoró de cuando los refuerzos los elegían los dirigentes, comandados por el presidente de ese entonces, Guillermo Mackenna. Con Jaime Pizarro llegaron Boris Rieloff, Roberto Gutiérrez, Osmar Molinas, Mauro Olivi, entre otros. Millones y millones de dólares tirados a la basura, elegidos por alguien que “sabía de fútbol”.

Hoy, esa responsabilidad está en manos de Juan Gutiérrez. Formador de la mayoría de los juveniles de la U que hoy triunfan en los azules y en la Selección (Lichnovsky, Huerta, Seba Martínez, Ángelo Henríquez), pero que en Colo Colo aún no demuestra nada. Eligió a Facundo Coria, Jean Paul Pineda, Mathías Cardacio, y otros cuantos más, y dejó partir a Paredes y Rabello, este último a precio de huevo. Ahora, con Hugo González en la banca, tendrá más peso en las decisiones deportivas. Es más, las series juveniles de Colo Colo, además del equipo filial que dirigía el propio Hugo González, juegan con tres delanteros, según Gutiérrez, para potenciar los puestos más exportables y con ellos hacer caja. González ayer plasmó ese “protocolo” en el primer equipo y se la jugó con Fierro, Muñoz y Flores en delantera. Al menos había intención, algo distinto para enmendar el rumbo. No cambió nunca el esquema y se la jugó hasta el final. Una decisión de otro que también está en el grupo de los “que saben de fútbol”, pero que estará a prueba.

Ahora la pelota está en manos de los dirigentes. En junio deberán presentar a un técnico que calce en el momento histórico que viven en Macul. No les serviría el DT campeón del Transición o un multiganador en Argentina. Tiene que entender que “esto es Colo Colo”. Eso lo debe saber cualquiera que sepa de fútbol. En este tiempo también lo deberían haber aprendido los dirigentes de Blanco y Negro.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo