Otra vez en la aventura

Así son las carreras y así es la vida... Hay que ser fuerte y perseverar para lograr nuestras metas. Cuando empezamos la aventura nadie dijo que sería fácil.

Por

Imagen foto_0000000120130508100018.jpg

Desde el Dakar 2013 hemos trabajado junto a mi equipo para poder mejorar lo hecho en esta primera experiencia. El plan deportivo incluía el Rally Abu Dhabi Desert Challenge, que es la fecha inicial del mundial de cross country y la primera oportunidad para integrarse al ritmo de carrera durante el año.

Cuando llegué a este rally en 2012 no tenía experiencia alguna, me sentía contento de llegar y estaba recién entendiendo a lo que iba. Toda esta motivación me duró poco este año, ya que en la segunda etapa pasó lo que tenía que pasar. Al igual que el año pasado, una duna cortada me jugó una mala pasada y esta vez el error lo cometí mientras venía con Helder Rodrigues (piloto portugués oficial Honda HRC). En el instante en que Helder desaparece delante de mí yo sólo atiné a afirmarme fuerte y prepararme para el impacto.

Ya en el aire, hice todo lo posible para salir, pero finalmente aterricé arriba de su moto, lo que me hizo llevar la peor parte. El impacto fue intenso, me expulsó hacia adelante por sobre la moto. Cuando caí, intenté levantarme inmediatamente. No había que ser un médico experimentado para saber que tenía lesiones en el antebrazo y el tobillo, pero en ese instante lo único que pensaba era en todo el esfuerzo de viajar a los Emiratos Árabes para estar en la carrera, no podía quedarme ahí botado y perder todo. Me subí a la moto,  alcancé a avanzar como 200 metros y encontré a Helder arreglando su moto que se había destruido con el impacto.  En ese minuto sentía mucho dolor e incluso me sentía mareado, por lo que paré al lado y me bajé de la moto.

Hasta ahí llegaría mi segundo intento en Abu Dhabi. Helder se comunicó con la organización y minutos más tarde me pasó a buscar el helicóptero para llevarme al hospital.

A los minutos de ir volando en el helicóptero me preguntaron “¿qué número tiene tu moto?”. Les dije que el 25 y me dijeron: “Parece que el piloto que te ayudó se robó tu moto, porque su moto está parada y la tuya sigue en movimiento”.  Helder se llevó mi moto hasta la meta. Ambos quedamos fuera de carrera, pero creo que yo me llevé la peor parte.

Así son las carreras y así es la vida… Hay que ser fuerte y perseverar para lograr nuestras metas. Cuando empezamos la aventura nadie dijo que sería fácil.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo