La columna más difícil

Yo, Jeremías Israel, y toda mi familia, acompañamos a la familia de Andrés Matthey en su dolor...

Por

Imagen foto_0000000220130515071249.jpg

Esta es sin duda la columna más difícil que he escrito, pero es necesaria compartirla con ustedes.
Antes que todo quisiera presentar mis más sentidas condolencias a la familia y amigos, por la pérdida de Andrés Matthey, un gran profesional de la foto. Lamentablemente hoy la pérdida de Andrés tiene a toda la familia del mundo motor muy apenada y más aún a sus seres queridos.

Tengo 32 años y la mayor parte de mi vida la he pasado en el mundo de la competición. Siempre nos vemos enfrentados a riesgos, a peligros y tenemos respeto y temor a la palabra “accidente”. Sabemos que la probabilidad existe, pero tenemos fe que no será parte de una realidad que haya que enfrentar.

Cuando salimos a una carrera, ya sea como piloto, parte de la organización, fotógrafo, periodista, fanático, sabemos que hay riesgos, que los accidentes pueden ocurrir. Son hechos fortuitos que pueden pasar en cualquier circunstancia. Desde niños nos enseñan que son “cosas de la vida” y por eso nuestros padres siempre insisten en decir “cuídate”. El tema es que cuando nos pasa, en ese instante todo cambia y ya no podemos verlo de la misma forma porque nos afecta, porque toca nuestra familia, a los que queremos y a los que queremos proteger del dolor.

¿Qué pasa cuando tres apasionados del deporte tuerca deben pasar por una situación incontrolable con un desenlace terrible? Tengo certeza absoluta que tanto Andrés como mi hermano Benjamín y su navegante Emiliano Rovasio sabían y tenían completo conocimiento de lo que hacían en ese momento. Tal como piloto y navegante saben el riesgo que corren arriba del auto, Andrés también sabía que para obtener la mejor imagen se exponía a un peligro.

Quiero decir que ninguna de las razones por las que este accidente pudo haber pasado devolverá la vida a Andrés y tampoco llevará paz a su familia, o a Benjamín y Emiliano, que debieron enfrentar la situación. Fue un accidente y lo lamentamos todos.

Así como la pérdida de un esposo, de un hermano, de un hijo, es terrible, también es duro para Benjamín y Emiliano que estuvieron ahí.

Quiero agradecer a los pilotos y a toda la familia del deporte motor nacional por el apoyo que han dado al equipo, porque sé que verse envuelto en una situación que causa dolor a otras personas es muy duro. Todos quisiéramos que esto nunca hubiese ocurrido, y con la tristeza y el dolor de la pérdida es difícil ver algo positivo aun estando tan fresca la herida. No es tan simple como sacar las hojas del calendario y volver al 12 de mayo y cambiar el curso de los hechos. Cualquiera de los pilotos de este rally podría haber estado en esa situación, por lo que les pido a todos apoyo y cariño a los afectados.

Yo, Jeremías Israel, y toda mi familia, acompañamos a la familia de Andrés Matthey en su dolor…

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo