Fair Play

Se supone que desde enero comienza a funcionar el "fair play financiero" en los clubes. Lo pongo entre comillas, creo que no basta un reglamento para desterrar las malas prácticas del fútbol profesional. Es una cosa de cultura...

Por

Imagen foto_0000000120131203084248.jpgAntes de ir al tema de fondo un par de cosas que resaltan en este final de campeonato. Católica y O’Higgins marcando mucha diferencia, en la tabla, con el resto. Pero en la cancha esta diferencia ha sido mínima, sufrida, con el cronómetro en la mano y no pocas veces con apenas un gol de ventaja.

Tanto O’Higgins contra Unión como Católica frente a Colo Colo, se vieron favorecidos por un clarísimo penal en contra no cobrado y terminaron pidiendo la hora. A esta altura del torneo y con el valor de los puntos no existe lírico capaz de anteponer la belleza a los resultados. Tras el pitazo final una respiración honda, de tranquilidad, se manifestó en La Pintana y San Carlos de Apoquindo.

También alguna mención aparte Universidad de Chile. Incomprensible lo del sábado ante Universidad de Concepción. Parecía que los jugadores azules no querían jugar. Una apatía que debería preocupar a la hinchada.

¿Qué pasa con la U? ¿Cómo ocurrió que un plantel tan rico se viniera abajo sin remedio? Ya no es tema de la calidad de la jugadores, es simplemente un tema de actitud. Un solo jugador, Miguel Ángel Jiménez, tuvo de cabeza a toda la defensa azul. No hubo cómo pararlo.

El sábado Figueroa se cansó de gritarle a Isaac Díaz que pidiera la pelota, que se involucrara en el partido. Pero el ex Ñublense estaba apático ¿Qué podía hacer el Fantasma además de cambiarlo? El problema es que la apatía se le contagió a Patricio Rubio y Sebastián Ubilla. El Fantasma no puede seguir cortando jugadores. Porque ya no le quedan y porque queda una fecha. En otra jugada le dijo a Magalhaes que no se apurara, que tenía varios compañeros para recibir. Y el lateral tiró al arco. Nuevamente Figueroa le gritó que elaborara más la acción. Y otra vez Magalhaes remató desde 30 metros en diagonal. A la luz de lo observado, entiendo que el entrenador esté caliente con sus dirigidos.

Pero creo que el tema a largo plazo es el manejo económico del fútbol chileno. Como, la semana pasada, se votó en el consejo de presidentes el pedir un préstamo a la banca, por treinta millones de dólares, para pagar las deudas con los factoring. Se suponía que con las sociedades anónimas y los excedentes del CDF el fútbol desterraría para siempre el uso de estas financieras que funcionan al límite de la usura. Ahora que son empresas serias de propiedad de los más connotados hombres de negocios del país, la banca formal no tendría problemas para liberar flujos.

Ocurrió todo lo contrario. Las factoring no sólo están vigentes, sino que además tienen a la actividad agarrada de las gónadas y ya poseen el control de, al menos, seis equipos (la mayoría de Primera B).

Felipe Muñoz, dueño de Copiapó S.A. y del factoring Factor One, dijo a La Tercera la semana pasada “Respaldamos al fútbol cuando nadie creía en él”. Es decir, poco menos que lo de ellos fue acto heroico, ingenuo, de pura buena voluntad. Veamos la realidad: prestaba al 4% mensual y si había atraso, la multa trepaba al 6%. Es decir, usura. Además, se ponía como garantía pases de jugadores y a la larga se apropiaba de los equipos. Copiapó es un ejemplo.

Pobre señor Muñoz, tan heroico al 4% mensual. La Cosa Nostra cobraba intereses más accesibles.

Sólo digo una cosa. En 1984 el fútbol chileno, la Asociación Central de Fútbol, se endeudó con los bancos para pagar los malos manejos de los clubes: compra de jugadores a precios excesivos, sueldos que no se condicen con los ingresos, irresponsabilidad general, cortoplacismo. 30 años después lo hará de nuevo y eso que hoy el CDF entrega casi 50 millones de dólares anuales entre derechos y excedentes. No aprendemos nada. Seguimos en el círculo vicioso. Quién asegura que tras pagarle a los factoring no se vuelvan a endeudar y en cinco años estemos sentados en el mismo lugar. Se supone que desde enero comienza a funcionar el “fair play financiero” en los clubes. Lo pongo entre comillas, creo que no basta un reglamento para desterrar las malas prácticas del fútbol profesional. Es una cosa de cultura…

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo