Puro grupo

Sinceramente prefiero un "grupo corneta". Y aunque no es exactamente el caso me gustó el camino de Uruguay en Sudáfrica.

Por Carlos Costas

 

Imagen foto_0000000120131206075331.jpg
“Ojalá no caer en la zona B para así disminuir las opciones de encontrarnos con el Scratch”

Por Carlos Costa

Este viernes, a la hora de almuerzo, por fin conoceremos a los rivales de Chile en el Mundial de Brasil. No habrá más tiempo para simuladores virtuales, ensayos, apuestas y especulaciones. El caprichoso rodar de las bolitas contenidas en esos cuatro bombos determinará la suerte de Sampaoli y sus muchachos. Nuestra banderita quedará instalada junto a otras tres y será el momento para un análisis más focalizado. Igual nos encontraremos con esas viejas frases que asoman en circunstancias como estas: “para ser campeones hay que ganarle a todos”, “en un mundial no hay rivales fáciles”, “por suerte no quedamos en el grupo de la muerte”…”otra vez Brasil en el horizonte”.

Cuando Chile fue sorteado en el grupo de Alemania Federal, la República Democrática Alemana y Australia, en el Mundial ’74, Julio Martínez comentó con todo su ingenio y recurrente invocación a la fatalidad del chileno que si hubieran existido tres Alemanias nos habría tocado jugar con las tres.

Me acuerdo también del exitismo desatado que acompañó todo el proceso a España ’82. Qué poco sabíamos de Argelia. Después de las derrotas con Austria y Alemania nadie apostaba a perder con la desconocida selección africana y así nomás nos fue. Peor la pasó mi amigo García que en esa época vivía en Argelia junto a su familia, exiliados por la dictadura de Pinochet. Un día me reveló que había perdido todas las apuestas con sus compañeros de escuela por confiar en ese equipo de Santibáñez. Mi amigo chileno en Argel viendo por televisión la humillante derrota de la Roja, en el que debe ser el mundial de más triste recuerdo para nuestra hinchada. Qué imagen.

En este asunto hay para todos los gustos. Puedo entender a los que quieren un grupo con rivales de primer nivel: Alemania, Italia y Estados Unidos, por citar una combinación posible; pero sinceramente prefiero un “grupo corneta”. Y aunque no es exactamente el caso me gustó el camino de Uruguay en Sudáfrica. Sortearon primeros un “grupo de la muerte” que no fue tal, porque Francia llegó en un nivel muy bajo. Luego a la Celeste se le abrió el cuadro con Corea del Sur, Ghana, hasta que se encontró en semifinales con uno de verdad y Holanda fulminó la ilusión charrúa, que de todas maneras celebró ese cuarto lugar como una hazaña (desoyendo lo que alguna vez dijo Nelson Acosta).

En la búsqueda de este “grupo corneta” mi referencia será el discutido ranking Fifa, donde Chile aparece 15° y que determinó también que países como Uruguay y Colombia figuren entre la elite mundial. Como sea, hoy el cabeza de serie con peor ranking es Bélgica (11°). De la zona de selecciones de Asia, Oceanía y Concacaf aplicando mi mediocre criterio -forjado en tantos años de vacas flacas y mentalidad perdedora- tendría que quedarme con Australia (59°). Entre las selecciones europeas disponibles en el bombo 3 la mejor opción, según esta regla que nivela para abajo, es Rusia (22°). Así queda mi grupo: Bélgica, Chile, Australia y Rusia. Y si puedo pedir lo último ojalá no caer en la zona B para así disminuir las opciones de encontrarnos con el Scratch. Total, soñar no cuesta nada.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo