Tres cosas que la Premier League nos ha enseñado esta semana

Revisa aquí algunas de las conclusiones de la última jornada del torneo inglés que tiene al City de Pellegrini como protagonista.

Por

Imagen foto_0000000120131218090103.jpg

Por Alexander Korab, Metro World News, desde Londres

El viaje a Barcelona puede ser un castigo
Ya es oficial, la Premier League se convirtió en hockey sobre hielo. Por lo menos cada vez que el Manchester City juega los goles pasan de los dos dígitos. Sucedió de nuevo el sábado, cuando los Blues golearon al líder Arsenal 6-3. Y el City fue superior, y sí que pueden ganar la liga si siguen jugando así.

Lo sorprendente fue el hecho de que Arsene Wenger fue tan fácilmente superado en la táctica por el viejo zorro Pellegrini. El chileno, como suele hacerlo, envió bombardeos usando a los laterales Navas y el tipo que se parece a su abuelo, Zabaleta, quien fácilmente le entrega el balón a un imparable Agüero. Wenger se pegó un tiro en el pie enviando al flanco izquierdo a Monreal y Wilshere, quien tiene muchas cualidades, pero la velocidad no es una de ellas. No creo que haya visto a un equipo puntero cometer tantos errores personales y tirando todo por la borda tan fácilmente, pero fue el efecto de las tácticas de Pelle. Habiendo dicho que en Inglaterra estábamos en shock al darnos cuenta que Pellegrini no sabía que si él marcaba un gol más en la Champions League ante el Munich el City habría ganado el grupo y evitado jugar contra el equipo más peligroso en el planeta. Es cómicamente amateur para un profesional como él. Por supuesto que el técnico no tiene que saberlo todo, pero debe haber alguien en el staff que le señale el error. Aparentemente el chileno no tiene a esa persona y tiene que pagar el precio: superar al Barcelona.

Adiós al mini Mourinho
Casi lo consiguió. Él creía que había robado la fórmula perfecta de “The Special One”. Ropa de diseñadores, barba perfecta de hipster, la misteriosa aura de “lo sé todo” y haciendo su propia marca llamándose a sí mismo como “El Grupo Uno”, quería convertirse en el nuevo José Mourinho. Después de escapar de la ala de Mourinho y una corta etapa en el Chelsea, André Villas- Boas estaba llegando a Tottenham como un tecnócrata, un tipo que habla lenguajes de programación, básicamente, un robot que puede generar una fórmula ganadora perfecta usando unos pocos algoritmos. Su primera temporada no fue mala y los Spurs casi se metieron en la Champions League, y a pesar de que algunas personas fastidiosas señalaron que sin los goles de Gareth Bale los Spurs estarían en el medio de la mesa, esta temporada AVB prometió fútbol emocionante e invirtió 107 millones de libras en siete emocionantes nuevos jugadores que se suponía iban a llenar el vacío de Bale. Pero la realidad fue cruel. Los recién llegados no se acostumbraron y el Tottenham tal vez no jugó mal, pero muy aburrido anotando sólo 15 goles en 16 juegos (para la comparación: sólo Luis Suárez anotó 17 en 12 partidos esta temporada). Pero fueron humillantes derrotas, 0-3 en casa ante los archienemigos locales West Ham, 0-6 de visita ante el Manchester City y el fiasco épico en casa del domingo 0-5 ante el Liverpool fue suficiente para los aficionados de los Spurs y la tabla. AVB no pudo crear un equipo de una gran piscina de estrellas y eso es el ABC para un técncio, también se descubrió que no es un genio táctico, cometió errores importantes jugando con una alta línea defensiva contra el súper veloz Liverpool, su equipo no tuvo un solo disparo al arco en este juego ¡y eso que jugaron en casa! AVB no se convirtió en el nuevo Mourinho y en lugar de “The Special One” será recordado como el “despedido número uno”. El nuevo entrenador de los Spurs será Tim Sherwood, un hombre del lugar, llamado por los fans como el “Guardiola del Tottenham”. En vez de un mini Mourinho, los Spurs tendrán un mini Guardiola. ¿Qué hay de contratar a alguien adulto?.

 

¿Puede la liebre vencer a la tortuga?
¿Conocen la historia de la tortuga y la liebre? Si es así y si el Arsenal es la liebre, ¿quién sería la tortuga? ¿Jugando terriblemente mal, perdiendo muchos goles y anotando pocos, y aún así sigue ganando partidos? Sí, ¡la tortuga sería el Chelsea! El equipo dirigido por el maduro Mourinho está claramente en transición, lleno de jugadores viejos y agotándolos, pero de alguna manera todavía consigue puntos. “The Special One” tiene que desmontar el equipo creado por él hace 8 años durante su primera etapa y crear uno nuevo, lleno de vitalidad que es característico de su estilo. Los mayores problemas del Chelsea son los delanteros Torres, Eto’o y Ba, que tienen un total de 5 goles en la liga esta temporada (miren a Suárez de nuevo) y es obvio que Mou no va a tolerar esa impotencia por mucho tiempo, por lo que fichar a un delantero será la prioridad del Chelsea este invierno. La solución más barata podría ser traer nuevamente a Romelu Lukaku, que está a préstamo en el Everton. El delantero ya anotó 8 goles y asistido 3 esta temporada. Fue cedido para robarle puntos a los oponentes del Chelsea pero ahora elevó al Everton al nivel de un rival del Chelsea, por lo que será lógico que regrese. Con o sin Lukaku si el Chelsea puede ser tercero en la liga jugando mal, ¿hasta dónde puede llegar en caso de que finalmente mejore el equipo? Pueden vencer a la liebre de nuevo.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo