Vuelve la alegría del fútbol

Llamativo caso de un calendario que posibilita que Colo Colo no se mueva de la capital.

Por Carlos Costas

 

Imagen foto_0000000220140103075607.jpg

Por Carlos Costas

Han pasado 24 días desde el histórico primer título de O’Higgins y esta tarde el equipo rancagüino recibe a Iquique en el Monumental. Se levantará así el telón del 94° Campeonato Nacional de Primera División, apenas dos semanas después de que los nortinos cayeran en la final de la liguilla ante la U. Fue un receso más breve de lo acostumbrado y por eso los ecos de la triunfal campaña del cuadro de Eduardo Berizzo aún resuenan en el orgullo de una institución que obtuvo el logro sin ejercer la localía en El Teniente y aún así ingresó al “Club de los 15”: Cobreloa, con su primer título en 1980, había sido el último equipo en sumarse al cuadro de campeones de nuestro fútbol.

El tema de los estadios ha cruzado el desarrollo de nuestros campeonatos desde tiempos pretéritos. Sabemos que sólo Colo Colo, Universidad Católica, Huachipato y Unión Española tienen cancha propia. Durante décadas Santa Laura y el Nacional fueron los escenarios capitalinos que sirvieron de soporte para esta actividad.

Las próximas reinauguraciones de los estadios de Rancagua y Valparaíso (ambos anunciados para fines de enero o comienzos de febrero) además de los trabajos en Viña del Mar, Concepción y La Serena alimentan la esperanza de contar, de una vez por todas, con recintos adecuados para que cada equipo haga de local donde le corresponde.

En ese sentido, Universidad Católica jugando sus clásicos en San Carlos y Audax Italiano recibiendo a los grandes en La Florida han dado pasos significativos en las últimas temporadas. Lamentablemente no puede decir lo mismo Palestino que por condiciones de seguridad del estadio La Cisterna y su bajísima convocatoria sacrifica esa condición frente a Colo Colo y las universidades. Otro cuadro que suele participar de esa penosa tendencia es Unión La Calera.

A propósito del Bicentenario de La Florida, creo que debiera revisarse de una buena vez este asunto de las superficies sintéticas. Puede entenderse que en lugares lluviosos como en el Chinquihue de Puerto Montt sea una alternativa válida, pero que se juegue sobre pasto artificial en Quillota y La Florida, dos estadios al servicio del fútbol de Primera División, es nefasto y desnaturaliza la práctica de este deporte.

En las bancas, este torneo que se inicia marca el debut en el fútbol grande de Rodrigo Astudillo en Universidad Católica y Mario Salas en Huachipato. Son casos distintos. Después del fracaso de la última temporada y la renuncia de Lasarte, en la precordillera actuaron con pragmatismo y se confió a un hombre de casa la responsabilidad de levantar la moral cruzada. Su contrato por 6 meses despierta dudas sobre la convicción de los dirigentes, sin embargo Astudillo es un funcionario del club y este interinato también se entiende como una manera de descomprimir el ambiente.

Más allá de la urgente necesidad de sumar para enmendar el pésimo rendimiento del último torneo, la llegada de Salas a la banca acerera genera expectativas después de sus buenas campañas en Barnechea y la Sub 20. Será su estreno como técnico de Primera y la obligación es inmediata. Huachipato remató último con apenas 13 puntos y después de este campeonato, que finaliza el 27 de abril, los dos últimos en esa tabla acumulada bajan a Primera B. Mario Salas tiene el desafío de revertir la caída de un cuadro que fue campeón en 2012 y que evita repetir la triste experiencia de Everton después del torneo 2008 y su posterior descenso.

Aún restan algunas semanas para que los equipos incorporen refuerzos, sin embargo el favoritismo recae en los de siempre. Para Colo Colo la estrella 30 y los 7 torneos sin títulos ya son una obsesión. Habrá que ver cómo se recompone Católica, qué ocurre con la U en la Libertadores y saber si O’Higgins y la Unión son capaces de responder en ambos frentes.

Ojo con el fixture de los albos que juegan doce partidos en Santiago. Llamativo caso de un calendario que posibilita que Colo Colo no se mueva de la capital durante cinco fechas consecutivas, en dos etapas del campeonato: entre la 5ª y la 9ª; y entre la 12ª y la 16ª.

Otra incógnita es la calendarización a la europea. Un viejo anhelo de dirigentes y empresarios que esta temporada podría explicarse por la actuación de la Selección en el Mundial, pero que en un mediano plazo obligará a acostumbrarse a partidos con altas temperaturas en pleno período estival. Este fin de semana hay tres encuentros programados a las 4 y media de la tarde.

Por último, una mención y un reconocimiento a Juan Luis González, el jugador más veterano de la competencia que se inicia. Limache cumplirá 40 años en junio próximo y defendiendo la camiseta de Antofagasta completa una carrera que se inició en La Serena y que supo de títulos en Cobreloa y Everton.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo