Tres cosas que la Premier League nos ha enseñado esta semana

Revisa aquí algunas de las conclusiones de la última jornada del torneo inglés.

Por

Imagen foto_0000000120140204093055.png

Ventana de transferencias, la madre de las invenciones
“Eras las 5 de la tarde del viernes, así que fue un caso de o lo fichábamos a él o a nadie”. No, no es una chica nerd desesperada por salir a bailar, sino que el entrenador de los líderes de la Premier League, Arsenal, acerca de su nuevo jugador. Arsene está en problemas, pues ha perdido toda la línea media. Jugadores como Mathieu Flamini, Jack Wilshere, Mikel Arteta, Santi Cazorla no pueden jugar por una combinación de suspensiones y lesiones. Así que no fue una sorpresa que Wenger intentara desesperadamente fichar a otro mediocampista, pero ese jugador terminó siendo Kim Kallstrom, de 31 años, que recientemente estaba (no) jugando en el Spartak de Moscú. El veterano jugador sueco solía ser uno de los chicos maravilla de Suecia y fue considerado en algún momento tan talentoso como su  compatriota Zlatan. ¿Ustedes saben la historia de Zlatan y Kim? Bueno, él terminó congelándose en Moscú.

No fue la primera vez que Arsene hizo enojar a los fanáticos del Arsenal, como siempre ellos esperaban a Leo Messi. No ayudaron las noticias acerca de que Kallstrom se lesionó la espalda durante la primera semana, lo que se extendió en internet con gran rapidez y sin sinceridad, como Chico Flores después de ser golpeado por una brisa.

Pero en realidad resultó estar lesionado antes de la transferencia y Wenger y su equipo médico estaban al tanto de eso. Ellos simplemente decidieron que en vez de comprar jugadores y esperar a que se lesionen era más lógico comprar jugadores ya lesionados.

En tanto, Arsene puso a su joven extremo Oxlaide-Chamberlain en el papel de mediocampista y valió la pena, Ox anotó dos veces contra el sorprendentemente buen Crystal Palace.

¿Sirve la ventana de transferencias?
Sabíamos que el último día del mercado de fichajes establece un pésimo ejemplo para los niños cuando se trata de dejar las cosas para el último minuto. Hacer la pregunta, ¿por qué los profesionales dejan sus negocios para el último segundo?, es tan inútil como preguntar por qué Ashley Young se tira piscinazos. Él simplemente lo hace, punto. Los clubes británicos gastaron 760 millones de libras durante el mercado de enero, que es más que el año pasado, pero aún mucho menos que la locura de enero del 2011. MU puso todos sus huevos en una sola canasta llamada “Juan Mata”, mientras que el Chelsea invirtió en muchas pequeñas canastas como el defensor y chico maravilla Kurt Zouma, el volante Mohamed Salah y Nemanja Matic y los fanáticos del Liverpool todavía están esperando a Godot, lo siento Yevhen Konoplyanka.

Pero fueron en su mayoría pequeños clubes los que más gastaron durante el invierno, sobre todo el Fulham y el Crystal Palace, fichando cinco jugadores. Fichar a los jugadores adecuados realmente puede ser una decisión de mantenerse con vida en la Premier League el próximo año o enfrentarse al descenso, por lo que invertir incluso £12 millones, que fue lo que pagó el Fulham por Konstantinos Mitroglou, podría valer la pena al recibir los clubes docenas de millones por conceptos de televisión. Pero esta espada tiene dos filos, como mis colegas de FootbalFanalytics.com aseguran, pues no es el número de jugadores lo que importa, sino su calidad. Gastar demasiado en tantos jugadores puede desestabilizar el equipo existente y ponerlo directo en el camino del descenso.

 

El juego limpio de José
Lo último que habíamos aprendido la semana pasada fue que José Mourinho haría cualquier cosa para entrar en esta columna. Después de perder puntos ante el West Ham en la noche del miércoles, acusó al técnico de los Hammer de “jugar un fútbol del siglo 19” .

“Me importa una ****a”, respondió elocuentemente Sam Allardyce, porque él y todos sabemos que José está en lo cierto. En teoría hay cuatro tipos de fútbol: está el fútbol de ataque, el fútbol defensivo, el de Alemania del este y está el West Ham United. El equipo está compuesto por jugadores y un entrenador, quien se perdió en la selva del este de Londres y que todavía cree que es 1984, que Maggie Thatcher está a cargo de Gran Bretaña y  que puede ganar partidos con pelotazos de larga distancia. No pueden, pero sí pueden irritar al “Special One”, que probablemente se olvidó de su formación 8-1-1 que utilizó en el Inter para sofocar al Barcelona jugando al fútbol más bonito de la historia. Es bueno ver que Mou presenta su versión del fútbol del siglo 21. Contiene jugadores quejándose con el árbitro, tratando de intimidarlo y José saltando en su área técnica.

Sí, José tiene buena memoria, pero corta. Otro ejemplo es cuando acusó la semana pasada a los ricos propietarios del Manchester City de comprar el título. Cientos de millones de libras invertidas en el  Chelsea por su propietario son “apoyo saludable”, pero en los rivales “trampa” . Muy maduro José.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo