Jeremías Israel: "Voy a trabajar para estar en el Dakar 2015"

Tras su grave accidente, el piloto sólo piensa en volver a subirse a una moto. La recuperación va de acorde a lo esperado y en los próximos días comenzará a realizar ejercicios suaves.

Por

 

Imagen foto_0000000120140205073124.jpg
Israel llegó hasta la clínica MEDS para curar las heridas de las cincos cirugías que le realizaron. archivo

Por Giuseppina Lobos

Estas tres semanas no han sido fáciles para Jeremías Israel. El 15 de enero cuando el piloto chileno se mantenía en la parte alta del Dakar, sufrió un accidente que lo tuvo muy cerca de la muerte. El diagnóstico fue grave: TEC cerrado simple, contusión pulmonar y contusión hepática de baja magnitud, fractura nasal, fractura de piso de órbita, fractura de hombro, fractura de cúbito, fractura de metacarpiano, de muñeca y fracturas costales.

Tras las intervenciones a cargo del doctor Roberto Yáñez y su equipo de trabajo, Israel ha vuelto a sonreír y en parte a retomar su vida normal. “Han sido dos semanas intensas donde estuve en el limbo entre las operaciones, los traslados y todo lo que implican cinco cirugías simultáneas, pero ahora pasado los días las motivaciones para volver son mucho mayor. Estoy muy contento, con muchas ganas y cada día avanzando a paso firme para una recuperación”, son las sentidas palabras de Jeremías mientras les hacen las curaciones de las heridas en la clínica MEDS.

“Las costillas se han ido recuperando con dos semanas de descanso. ¡Por lo menos ahora puedo estornudar! Los primeros días era terrible poder hacer eso. ¿El hombro? Es sin duda la fractura que más me produce dolor, pero también está la muñeca izquierda, que si bien está llena de pernos es la que mejor que está”, comenta el chileno.

¿Cómo es el día de este piloto tras el accidente y en plena recuperación? “Mi jornada comienza con la ayuda de mi señora, quien me da algo de comer para tomar todos los remedios que necesito ingerir, también me ayuda a ducharme puesto que tengo que ponerme unas bolsas para no mojar las heridas, luego me traslado a MEDS donde paso toda la mañana en drenajes para que las cicatrices no se infecten”, dice Israel.

A pesar de los dolores y las vendas que se tiene que cambiar día a día, el deportista no pierde su humor y eso queda en evidencia cuando, un tanto emocionado, cuenta cuál será su panorama en los próximos días: “Dentro de esta semana, espero poder hacer ejercicios básicos que tengan que ver principalmente con la utilización de las piernas que es lo único que tengo sano (risas)”.

A semanas de cumplir un mes del accidente, Jeremías todavía no logra recordar cómo fue el accidente que lo bajó del podio del Dakar, pero aún así ya tiene claro cuál es su objetivo para el próximo año. “Es difícil porque fue muy raro todo, no hay información, yo estoy en blanco y sólo recibo comentarios de personas que hablan de un auto, de una roca. Por eso mismo yo prefiero dar vuelta la página, gracias a Dios estoy vivo. Voy a trabajar duro para estar en el Dakar 2015″.

Un tema no menor al momento de pensar en la próxima competencia es el temor que puede sentir una persona que pasó por un accidente de ese nivel. Pero Jeremías está tranquilo y en sus palabras se logran entender a cabalidad puesto que el deportista dice que “El miedo y el dolor son parte de la vida, son reacciones a la supervivencia. Si no tuviéramos miedo, imagínate las cosas que haríamos, entonces agradezco sentir esos conceptos. Son dos cosas que tengo que enfrentar y en eso estoy”.

Además de su familia, durante estas jornadas Jeremías ha contado con el soporte de muchas personas, partiendo por el equipo de especialistas que trabajan en MEDS día a día con él. “He tenido mucho apoyo de los fanáticos que me saludan por Twitter, Facebook e Instagram, de mis  auspiciadores también. Todos se han preocupado de acercarse, de darme su apoyo y de verdad que ayuda mucho”, dice el Jere mientras abraza cariñosamente al doctor Yáñez.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo