Columna de Carlos Costas: La pasión turca

El panelista de ADN Radio analiza la pasión que se vive en el fútbol turco.

Por Carlos Costas

Imagen foto_0000000120140819133228.jpg

Ver los goles del torneo local es un desafío mayor para los futboleros. Si uno tuvo la mala ocurrencia de estar ocupado o hacer otra cosa a la hora del programa que da el resumen de la fecha del fin de semana, encontrarse luego con esas imágenes puede ser toda una odisea. Qué difícil se hace hoy saber cómo fueron los goles que remecieron las mallas del estadio El Cobre, en la altura de El Salvador. Los que hicieron saltar de sus asientos a los hinchas bajo la cálida noche ariqueña o los que despertaron de la modorra de mediodía a los pocos, pero incondicionales que siempre se asoman por la cancha de La Cisterna. Y para qué hablar de los partidos de Segunda División.

Los noticiarios apenas repiten imágenes de los tres grandes y el resto es fútbol internacional. Mucho fútbol internacional. Con chilenos de por medio, claro está, y atención al más mínimo detalle. Los vemos entrenando, llegando al estadio, bajando del bus, saliendo del estadio, subiéndose al bus, en conferencia de prensa, en zona mixta y también escuchamos a sus técnicos, compañeros e hinchas hablar sobre ellos. Eso que tanto nos cuesta ver de nuestras propias canchas, se nos brinda generosamente desde un fútbol de otras galaxias, allí donde se juega un deporte híper desarrollado y donde sólo algunos de los nuestros tienen la fortuna de llegar. Hoy es más fácil ver buenos compactos (“highlights”, diría algún siútico) del fútbol inglés, español, italiano, alemán, mexicano, argentino, brasileño, suizo y francés -ahora que también nos interesa la suerte del equipo de don Marcelo- que tener opción de saber quién fue el que metió el centro en el primer gol de Huachipato o qué defensa fue el que se pifió en esa jugada fatal para Audax Italiano.

Es una pena haber llegado a esto, pero es la pura y santa verdad. Y es lo que quieren las audiencias. Por eso, para ser coherente con esa tendencia me atrevo a proponer un seguimiento más acabado a la Súper Liga de Turquía que comienza a fin de mes. Luego del enorme éxito que han tenido las producciones dramáticas de ese país es lógico estar más atentos al fútbol que se juega en las tierras de Onur. Saber por ejemplo que la ciudad de Estambul es escenario de uno de los clásicos más intensos y de mayor rivalidad como es el que disputan Galatasaray y Fenerbahce. Un duelo que además supone el enfrentamiento entre los equipos de la elite y el pueblo, y de la parte europea y asiática de la ciudad, respectivamente. Por esta razón le dicen “Clásico Intercontinental”. El tercer grande del fútbol otomano es el Besiktas que también es de la capital y que según cuentan goza de gran popularidad entre el gremio de los taxistas. Al Besiktas, conocido también como las Águilas Negras, llegó Rodrigo Tello en 2007. El chileno, que esta temporada defenderá al Sanluirfaspor de la serie B, abrió una ruta que luego tomaron Sebastián Pinto (Bursaspor) y Cristóbal Jorquera (hasta el año pasado en Eskisehirspor).

Desde hace más de una década la competencia turca va en alza. Los recursos económicos no escasean y esta temporada el ex seleccionador italiano Cesare Prandelli sucederá a Roberto Mancini en la banca del Galatasaray. Una plantilla que actualmente cuenta con el holandés Sneijder y por donde han desfilado estrellas como Drogba, Frank de Boer, Gheorghe Hagi, Hakan Sukur y el portero brasileño Claudio Taffarel, héroe en el título de Copa UEFA 2000, y actual entrenador de arqueros.

Su archirrival, el Fenerbahce, alguna vez adiestrado por Carlos Alberto Parreira, Zico y Luis Aragonés, ha tenido entre sus figuras al alemán Toni Schumacher, el nigeriano Jay-Jay Okocha, Nicolas Anelka, Roberto Carlos y al Burrito Ortega. Aunque sea en el ocaso de sus carreras estas estrellas han ayudado a subir el nivel de los clubes en las competencias europeas, a pesar de recibir sanciones por arreglos de partidos.

A nivel de selección Turquía participó en sólo dos mundiales (1954 y 2002), pero se ubica en la 24ª posición de la tabla histórica, donde Chile ocupa el vigésimo lugar pese a sus nueve actuaciones. Los turcos hicieron historia en el Mundial Japón-Corea cuando alcanzaron el tercer lugar y Hakan Sukur anotó el gol más rápido en la historia de las copas del mundo al vencer la portería coreana a los 11 segundos de partido. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo