Columna de Manuel de Tezanos Pinto: Leyes no escritas del fútbol (Parte I)

La peligrosidad del 2-0, la ley del ex, entre otras. Revisa la columna del conductor de Fox.

Por

 

Imagen foto_0000000120141028193952.jpg
Agencia Uno

Por Manuel De Tezanos Pinto

Muchos se rehúsan a aceptar su existencia, pero están ahí. Son leyes, no mitos. El fútbol, además de los reglamentos propios de cada torneo y federación, tiene verdades que son universales. Superan las barreras culturales e idiomáticas. Se dan en la Segunda División chilena, y en la Premier League inglesa. Son las que, finalmente, hacen que el fútbol sea el deporte más popular del mundo. Lo convierten en un idioma universal.

Éstas, señoras y señores, son las Leyes no Escritas del Fútbol (parte I).

El 2-0 es el resultado más peligroso

Comienzo el desglose con mi favorita y también una de las más polémicas. Muchos no entienden cómo se puede sostener que el 2-0 es más peligroso que el 1-0, por ejemplo. Sin embargo, revisando la historia reciente del fútbol mundial es posible encontrar nombres prestigiosos, que van desde Bilardo a Guardiola, entre los que defienden esta ley.

A lo que realmente apunta el concepto de la peligrosidad del 2-0 es que se trata de un resultado que invita a confiarse, y en el fútbol el peor error que se puede cometer es bajar la guardia. Cuántos casos hay de encuentros que parecen liquidados hasta que aparece un gol que complica todo. Sin ir más lejos, este domingo la U parecía encaminarse a una victoria tranquila hasta que descontó Palestino. Ganó igual, pero sufrió más de la cuenta.

¿No es lo mismo pasar de 3-1 a 3-2, o 4-2 a 4-3? No, porque la confianza de un equipo que sostiene el arco invicto cambia cuando le convierten goles. ¿Implica remontada el 2-0? Claro que no. Apenas un 6% de los partidos que se ponen 2-0 se dan vuelta. La “peligrosidad del 2-0” es, en realidad, una advertencia: No hay que confiarse jamás con ese marcador.

Técnico que debuta, gana

Cuando llega un entrenador se renuevan las energías en un plantel. Todos se esfuerzan por ganarse un lugar y esto generalmente se refleja en un alza de rendimiento. Pero eso no es todo: En un fútbol donde hoy no hay sorpresas por la cantidad de información que se tiene de cada uno de los equipos, un cambio de DT supone un serio problema para los rivales, pues por un par de fechas se modificará el dibujo táctico, los titulares y el estilo de juego. El nuevo DT podrá aprovechar el desconcierto del contrincante de turno para sorprender y por eso tendrá buenas chances de ganar su primer partido.

Dos cabezazos en el área = gol

Mantener la concentración durante los 90 minutos es uno de los desafíos más difíciles que tiene un jugador. Los defensas siguen sus marcas hasta la definición de la jugada, pero tienden a mirar la trayectoria de la pelota una vez que ésta se resuelve. Si hay un cabezazo en el primer palo, gran parte se parará a ver en qué termina el remate. En esa fracción de segundo, se pierden las marcas y si el primer cabezazo en realidad es un pase, será alta la posibilidad que en la segunda jugada esté libre un compañero para enviar un frentazo al gol con el arco a disposición.

La ley del Ex

Cierro esta primera parte de las Leyes No Escritas del Fútbol con una que está totalmente desvirtuada. Con jugadores que cambian de equipo cada seis meses, hoy es posible encontrar en cada fecha un caso. Antes, cuando los jugadores cambiaban de club cuando mucho tres veces en su carrera, esta máxima tenía una explicación lógica: Un delantero que se enfrentaba a ex compañeros, con los que compartió por varios torneos y a los que les conocía todos los secretos, podía sacar ventajas. Más todavía si tenía la motivación extra de saldar cuentas con el Técnico que lo echó o la hinchada que lo pifió. Hoy La Ley del Ex se da porque en cada partido hay demasiadas opciones de que ocurra. Perdió su magia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo