Miesha Tate, el bello "pastelito" que desafía a todas en la UFC

En sus inicios la miraban en menos porque nunca dejó de ser femenina, pero a punta de golpes se ganó el respeto en el mundo de las artes marciales mixtas.

Por

Por Juan Ignacio Gardella Berra, enviado especial a Ciudad de México

Mujer y luchadora, dos palabras que podrían sonar incompatibles. Más aún luchadora y bella, pero no es así en absoluto. Miesha Tate destierra todos los prejuicios, ya que no sólo es segunda del ranking de peso Gallo de la UFC, sino que también llama la atención de entrada por su escultural figura.

“Previo a una pelea es difícil preocuparse por verse bien, pero si es sábado y ya entrené, me pongo los tacos, me maquillo y salgo”, cuenta la estadounidense, que se metió en las artes marciales mixtas casi sin quererlo. “Empecé a los 15, en el colegio, donde era la única mujer del equipo. Cuando entré a la universidad había un programa, pero a mí no me interesaba pelear. Hasta que conocí el jiu-jitsu, el 2005. Hasta ese momento no había visto ni escuchado nada sobre la UFC, pero fui a otra universidad que estaba organizando un evento y vi uno por primera vez en vivo. Me sentí inspirada de inmediato. Fue amor a primera vista”, explica la deportista, hoy de 28 años.

Justamente por su femineidad, sus inicios en la disciplina no fueron fáciles. La apodaban cupcake (pastelito), porque parecía indefensa, pero resultó ser todo lo contrario. Ella se vengó y ahora se burla de eso. De hecho, su sitio de Internet es www.cupcaketate.com.

“Pensaban que como era femenina no iba a ser buena. Muchas querían enfrentarme porque creían que me iban a ganar. Me pusieron así porque el cupcake es algo muy débil. A mí me molestaba mucho, entonces cuando las empecé a vencer me descargué. No hay que juzgar a un libro por su portada”, desafía la peleadora, que por estos días se encuentra en Ciudad de México promocionando el UFC 180, máxima cita de la especialidad.

Por esta vez no dirá presente en el octágono, pero espera hacerlo pronto, para conseguir el anhelado cinturón de su categoría. De lograrlo, podría venir a Chile como campeona planetaria, ya que la empresa tiene entre sus planes traerla al país.

“Sé que es un hermoso lugar y me encantaría visitarlo. Además, es sumamente necesario abrir nuevos mercados”, cierra Miesha.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo