Columna de Manuel de Tezanos Pinto: No era el momento de Matías Fernández

El periodista analiza las aristas que tiene Jorge Sampaoli para el regreso del ex Colo Colo a la selección chilena.

Por

Imagen foto_0000000120141202140550.jpg(Agencia Uno)

Por Manuel de Tezanos Pinto

Es bastante agotador analizar y debatir de fútbol con personas que te califican de “anti” por el simple hecho de tener una visión distinta. Por eso, antes de leer esta columna donde intento explicar la ausencia de Matías Fernández en las últimas nóminas, los invito a repasar lo que escribí cuando se supo que el volante de la Fiorentina se perdería el mundial. (ver columna pasada)

Listo. Podemos seguir.

Hay dos aristas para justificar la decisión de Jorge Sampaoli de no convocar a Matías en los seis amistosos posteriores a la Copa del Mundo. La primera tiene que ver con la recuperación de su condición física luego de la operación, pues si revisamos el detalle nunca estuvo en plenitud.

Vamos por partes: Para los amistosos ante México y Haití (6 y 9 de septiembre) el jugador aún no había jugado un minuto en la temporada. De hecho, su estreno en la Fiorentina sería recién el 21 de ese mes ante Atalanta. 12 días después de la fecha FIFA. Considerando que no fue al mundial para recuperar la forma atlética y futbolística, habría sido contradictorio citarlo antes de su puesta a punto.

Para la segunda serie de amistosos, 10 y 14 de octubre ante Perú y Bolivia, Fernández acumulaba apenas dos partidos completos, ante Atalanta y Torino, uno donde fue reemplazado a los 78 (Inter) y otro donde jugó 5 minutos (Sassuolo). Creo que fue prudente no citarlo, considerando que el jugador expresó públicamente (A través de una carta escrita por su esposa) lo desgastantes que le resultaban los traslados a Sudamérica y cómo el cansancio había perjudicado su carrera en Europa. Era mejor que en esta ocasión se quedara allá consolidándose en el equipo y recuperando la confianza.

La decisión fue acertada, pues en el partido siguiente a la Fecha FIFA fue titular ante Lazio y luego siguió en la oncena estelar ante el AC Milan. El problema es que en ese partido, que se jugó el 26 de octubre, tuvo que salir a los 70 minutos por una contractura en el aductor, lesión que lo hizo ausentarse de los dos siguientes duelos de la Fiore, contra Udinese y Sampdoria.

¿Estaba apto para ser parte de la selección el 14 y 18 de noviembre (Venezuela y Uruguay? Sí, porque tenía el alta médica en su club, pero considerando su caso particular, lo razonable era mantenerlo al margen de la nómina.

De hecho Fernández volvió a actuar en Fiorentina recién el 23 de noviembre (después de los amistosos), otra vez como titular, ante Hellas Verona y jugó 90 minutos muy buenos. Repitió en el once inicial en la fecha siguiente, ante Cagliari, donde hizo dos goles (No anotaba un doblete desde noviembre del 2011, cuando jugaba en el Sporting), participó del tercero y fue elegido el jugador del partido, cerrando su mejor actuación de la temporada y probablemente la más destacada desde que está en Italia.

Y aunque nos alegre a todos verlo tan bien, no nos podemos encandilar: En rigor, el mejor Matías Fernández se vio recién después del partido con Uruguay. Tuvo buenos momentos antes, pero sin la regularidad que mostró ante Hellas Verona y Cagliari. Creo que se justifica plenamente desde lo futbolístico (Arista número 2) que el técnico haya decidido prescindir de él en las nóminas. Más allá de la lesión previa y el desgaste (que son factores que no pueden quedar fuera del análisis).

¿Tiene lugar Matías Fernández en el equipo? Preguntan algunos. Yo respondo ¿Por qué no querría Sampaoli a un jugador de esa calidad, que tiene gol, es especialista en pelotas paradas y además se agranda cada vez que juega por Chile? Si sigue así, no tengo dudas que estará en la Copa América.

GRAF/DE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo