Columna de Manuel de Tezanos Pinto: Una Champions demasiado predecible

El conductor de Central Fox analiza la fase grupal de la Liga de Campeones de Europa.

Por

 

Imagen foto_0000000120141211185655.jpg
El Madrid ganó todos sus partidos. (Getty)

Por Manuel de Tezanos Pinto

Sin sorpresas terminó la fase de grupos de la Champions League. El City de Pellegrini sufrió más de la cuenta para clasificar y el Barcelona tuvo que esperar hasta el último partido para asegurar el primer lugar del grupo sobre el PSG, pero en general todo ocurrió de acuerdo a lo que uno podía imaginarse desde el punto de vista futbolístico.

Los clubes poderosos, que marcan groseras diferencias con los débiles en sus respectivas ligas, ven en el terreno internacional a los verdaderos oponentes para medir la calidad de sus equipos. Real Madrid, Barcelona, Bayern y Chelsea están un escalón sobre el resto y, salvo un descalabro, deberían estar en semifinales de Champions pues no sólo cuentan con los mejores jugadores por mucho, también tienen funcionamiento. Por el factor Simeone yo no descartaría al Atlético de Madrid, rival incómodo para cualquiera, pero sería sorpresivo si uno de estos cuatro colosos queda eliminado antes de las semifinales.

Da la sensación que al resto no le da. París Saint Germain, que ha invertido una cifra inmoral en refuerzos, cayó goleado en el Camp Nou cuando tenía la oportunidad de demostrar que estaba para pelear con los perros grandes. El caso del City, otro de los nuevos ricos del fútbol mundial, también es decepcionante porque se suponía que esta temporada el equipo de Pellegrini iba a dar el salto de calidad en Europa y terminó superado ampliamente en su zona por el Bayern.

Del resto de los clasificados sólo el Dortmund, si recupera a los lesionados, podría tener algo que decir, mientras el fútbol italiano sigue muy lejos. Tanto que el tricampeón Juventus, único clasificado a octavos, avanzó con lo justo negociando un empate como local con el Atlético de Madrid para dejar afuera al Olympiakos. Al Arsenal con Alexis no le alcanza y los otros clasificados simplemente no cuentan con armas para siquiera intimidar a los candidatos.

¿Es entretenido así de predecible el fútbol? Porque está clarísimo entre quiénes está la Champions este año ¿Es el espectáculo que queremos?

Mientras los grandes no tengan límites, será imposible para los que vienen atrás reducir la distancia. El Real Madrid, por ejemplo, acumula una deuda cercana a los 1.000 millones de Euros y sigue contratando a destajo. Al City o PSG, que fueron castigados por Fair Play financiero, la multa de 60 millones que aplicó la UEFA no les hizo ni cosquillas porque tienen presupuestos inagotables.

En la cancha tampoco hay restricciones. Se puede armar una selección del mundo y ponerle la camiseta del Chelsea o el Barcelona. Hoy es habitual que los naturales del país que representa el club sean minoría. ¿Cómo puede competir el resto?

Una opción es que deje de hacerlo. Sí. Leyó bien. En secreto, los clubes más importantes del Viejo Continente vienen hace años planeando la Superliga Europa, un torneo con los 20 equipos más poderosos que sustituya a la Champions. Hay un montón de implicaciones económicas y políticas que dilatarán, quizás eternamente, este proyecto. Pero algo tiene que cambiar, porque la frase “la Champions empieza en febrero” es cada vez más cierta y esto no es una buena noticia.

La gracia del fútbol es que David le puede ganar a Goliath. El problema es que en Europa David sigue yendo a la guerra con una honda, mientras Goliath renueva el armamento cada vez que quiere.

GRAF/CS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo