Regalos de los deportistas: El gracioso recuerdo de un "repitente" Pájaro Gutiérrez

Para una Navidad recibió una radio chica en vez de un minicomponente, por "quedarse pegado". El Viejito Pascuero de los atletas criollos da para todo.

Por

Equipo El Gráfico Chile

Andrea Koch (tenista): Recuerdo con especial cariño uno que me hizo mi mamá. Yo tenía como 10 años y ya sabía que quería ser profesional, y ella, con mucho esfuerzo, me regaló una raquetita de oro para colgarme en el cuello. Me fascinó. Todavía la uso.

Nicolás Jarry (tenista): El que más usé fue una cama elástica. La usamos con mis hermanos y amigos casi todos los días, e intentábamos mortales y juegos con pelotas.

Daniela Seguel (tenista): No me acuerdo de alguno en particular, pero me encanta cuando me llega ropa, aunque el mejor regalo es que siempre he compartido con toda mi familia esas noches especiales.

Karen Gallardo (lanzadora de disco): Una bicicleta. La pedí por seis años hasta que llegó. Era una chica, de segunda mano, pero fue el regalo más bacán que me han dado. Andaba para todos lados con la rosa gigante con la que venía. Mis papás hicieron el tremendo show para que no la viera antes, hasta una vecina estaba metida en el cuento. No podía dejar de gritar de felicidad.

Cáterin Bravo (esgrimista): Más que un regalo en especial, recuerdo las navidades junto a mi madre y mi familia en Alemania y Francia, bajo la nieve. Ella falleció cuando yo aún era menor de edad.

Diego Rivas (luchador de artes marciales mixtas): Unas zapatillas que me regaló mi mamá. Era un año en el que estábamos muy mal económicamente y aún así me hizo ese regalo.

Claudia Vera (karateca): A los nueve años recibí Pulgas Locas, un juego que me encantaba. Lo quería, pero nunca le conté a nadie. Y en esa Navidad me llegó. Encontré que la situación fue muy mágica.

Jeremías Israel (motociclista): De pequeño sólo recuerdo la emoción de la fecha. Ya más grande, como en 1998, recibí un PlayStation con dos juegos, MX vs. ATV y Colin McRae Rally.

Hans Podlipnik (tenista): El mejor regalo de mi niñez fue poder pasar cada Navidad con mi familia, por todos los viajes que desde chico he tenido que hacer por mi carrera.

Natalia Duco (lanzadora de bala): Los que me llegan de mi familia cuando paso la Navidad en el extranjero, generalmente en Cuba. Una vez me enviaron una carta y fotos, y fue muy emocionante. El que más disfruté fue un pan de pascua que me mandó mi mamá el 2011.

Roberto Gutiérrez (futbolista): Una radio chica. Había pedido un minicomponente, pero como repetí de curso me llegó eso nomás. Y aparte me lo regaló mi abuela, no mis papás. Nunca lo olvidaré.

Carolina Rodríguez (boxeadora): Una bicicleta que me regaló mi mamá a los 13 años, porque no tenía y siempre debía esperar que otros niños me prestaran para poder andar.

Lucila Vit (runner): Mi primera bicicleta, que me regaló mi abuela a los cuatro años. Con esa aprendí a andar y fue mi primer acercamiento con el deporte. Lo triste es que me la robaron de la maleta del auto.

Francisca Ayala (runner): Mi primera bicicleta, a los cinco años. Le pedía a Dios que me la regalaran. No me importaba comer, sólo que me llegara jajajá.

Milovan Mirosevic (futbolista): El que más me marcó fue una bicicleta. De niño me gustaba mucho. Después vino el fútbol. También me gustaron un Sandokán y un Tony Bronson jajajá. ¡Qué recuerdos!

Rafael Olarra (futbolista): Recibí mi primera pelota a los tres años, pero a los cuatro me regalaron un auto que doblaba cuando dabas un aplauso.

José Luis Villanueva (futbolista): El Donkey Kong Country para Super Nintendo. Costaba como 65 lucas y no era fácil para mis papás comprarlo, así que no lo esperaba. Jugué hasta las ocho de la tarde del día siguiente.

Martín Rodríguez (futbolista): Mi primera bici, a los ocho años. También rayaba con mi superhéroe favorito, Batman.

GRAF/JIGB

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo