Columna de Manuel de Tezanos Pinto: Sub 20, se hizo todo mal

"Es momento que la ANFP y cada uno de los clubes en particular analicen qué ocurrió con este equipo", lanza el comentarista de TVN tras lo sucedido en el Sudamericano.

Por

Por Manuel de Tezanos Pinto

Qué pena más grande ver a Chile en el Sudamericano sub 20. Un equipo temeroso, sin plan de juego, frágil desde lo físico y que fue superado apliamente por sus rivales en cada uno de los partidos, incluso en el único que ganó ante Venezuela. La estrepitosa goleada ante Uruguay no sólo fue un tiro de gracia al proceso de Tocalli, sino también nos llevó en un viaje en el tiempo a una época que parecía haber quedado atrás.

Ocurre que nos acostumbramos a ver competir a nuestras selecciones. A todo nivel. Sin olvidar nuestro lugar en el concierto Sudamericano, los equipos de Bielsa, Borghi y Sampaoli; o de José Sulantay y Mario Salas a nivel sub 20, fueron demostrando que con nuestras armas nos podíamos parar de igual a igual ante cualquiera. Y aunque hubo altibajos en el camino y matices en los estilos, la curva de rendimiento parecía ir en ascenso. Por eso duele tanto lo que ocurrió en Maldonado. Se suponía que ya estaba superada la etapa de comerse 6 goles, de ser bailados por los rivales y de defenderse sin pensar en el arco rival. Retrocedimos todo lo avanzado en 10 años.

¿Por qué ocurrió este desastre? No hay una sola razón, por supuesto. Se hizo todo mal a todo nivel.

El primer gran error fue el despido de Mario Salas. Un entrenador probado, con experiencia en la categoría y que estaba ejecutando un plan serio para esta generación de jugadores, fue cesado porque le caía mal al hijo de Hugo Tocalli, entonces Jefe Técnico de las selecciones menores. Un despropósito.

La solución fue el “Bielsista” Claudio Vivas, entrenador que venía de fracaso en fracaso, sin ningún mérito para asumir el desafío. El resultado, por supuesto, fue pésimo y ante la desesperación de ver que se venía el Sudamericano encima, Tocalli optó por asumir, pensando que con su respetable currículum le alcanzaría. Estaba muy equivocado y Chile pagó caro el precio de su improvisación.

Pero no hay que engañarse. Este proyecto mal parido no es la única explicación de esta debacle. ¿Salas pudo hacer algo más con estos jugadores? Probablemente, pero contaba con una materia prima inferior al proceso que terminó en Turquía. En ese equipo Henríquez, Castillo y Lichnovsky eran jugadores importantes de primera división. Y nombro a los más emblemáticos, pues había varios con recorrido. En esta generación, con Vegas, Véjar y Juan Fuentes como excepciones, para el resto fue un año perdido como futbolistas que pretenden pelear un lugar en el mundo profesional.

El sistema no los ayudó. Entrenando de lunes a miércoles con la selección, era difícil convencer a los entrenadores de sus clubes en una o dos prácticas a la semana. Pavez perdió el puesto en Colo Colo. Seba Díaz tuvo problemas para ser titular en Temuco. Cuevas no jugó ni un minuto en la U. Rojas apenas tuvo cabida en la peor UC de los últimos tiempos… sacrificaron sus opciones por la selección y terminaron perdiendo por todos lados.

Pero quiero ir más allá. La cosa se complica, no sólo para los seleccionados sino también para los jóvenes en general, si metemos a los siete extranjeros por equipo en la ecuación. ¿Qué es más fácil? ¿Invertir 10 años en un jugador para formarlo como un deportista integral o ir a Argentina a buscar futbolistas, donde salen hasta por debajo de las piedras? ¿Un entrenador se la va a jugar por un inexperto sabiendo que se puede reforzar con tipos hechos, de 25 o 30 años, que le va a rendir mucho más a corto plazo?

Es momento que la ANFP y cada uno de los clubes en particular analicen qué ocurrió con este equipo. Por qué hubo tanta diferencia física y futbolística con Colombia y Uruguay, rivales directos en el papel que esta vez nos pasaron por encima. Qué se está haciendo mal en el trabajo de divisiones inferiores que impide a nuestros talentos desarrollarse en primera división. Por qué cuando sale un superdotado es comprado a los 15 años y termina en la filial del Granada en lugar de ser ídolo de Colo Colo y la U.

O solucionamos estas cuestiones o volveremos a ser comparsa. Y yo, la verdad, le agarré el gustito a competir, a ser respetable. Me aburrí de perder.

GRAF/PS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo