Columna de Colo Colo: El partido que no pude ver

El análisis desde el Movimiento Colo Colo de Todos de la goleada alba frente a Barnechea y del duelo que el Cacique disputa ante Castro en la final de la Liga Nacional.

Por

Imagen foto_0000000120150209121920.png(Agencia Uno).

Camilo Arrieta, filial Peñalolén

Facebook: Colo Colo de Todos

@colocolodetodos

www.colocolodetodos.com

Antes de realizar cualquier análisis sobre el holgado triunfo de Colo-Colo, debo confidenciar que no vi el partido con Barnechea: mi corazón me hizo saber desde un comienzo que ese día había que estar en el gimnasio del Boston College acompañando al Cacique Cestero, aun sabiendo que debía escribir en este espacio. No me arrepiento de mi decisión, lo vivido el sábado en Maipú fue mágico de principio a fin. Encontrarme con jugadores como Claudio Soto y Franco Morales en el paradero esperando micro para poder llegar al recinto donde debían disputar una final me hizo pensar en esos primeros años de vida de nuestro Club, donde recién se estaban construyendo los cimientos de la institución que hoy en día somos, con ídolos como David Arellano, Juan Quiñones, Luis Contreras, etc. Bestias dentro de la cancha, pero que fuera de ella era personas con vidas normales, que compartían las mismas penas y alegrías con aquellos que los idolatraban. Gente común que se pone la camiseta con el Mapuche en el pecho y se transforman en bestias, eso es lo que vimos en el tercer partido con Castro: jugadores que defendieron a muerte y lucharon cada balón logrando una superioridad que se prolongó durante los cuatro cuartos y que culminó con los jugadores encaramados en la galería celebrando con los hinchas (tal como comenzó la jornada).

Ahora pasando a la parte futbolística, tuve la fortuna de encontrar el partido completo en internet. Un 4-1 que deja más certezas que dudas. Bastó con el primer tiempo para confirmar que el equipo sigue en alza y aclarar qué es lo quiere Tito del equipo, un inicio avasallador que, pese al intento de Barnechea por presionar y ser un equipo compacto, llevó a que a los 7′ Colo-Colo se pusiera en ventaja tras una gran jugada colectiva en que participaron Flores, Pavez y Delgado para el finiquito de Paredes. Tras el gol se siguió atacando y creando situaciones hasta que alrededor de los 15′ el equipo bajó la intensidad y le entregó el balón a Barnechea, situación que se repitió durante el partido, ya sea por el calor o por una decisión netamente futbolistica. El equipo se ve dispuesto a ceder la posesión y esperar la oportunidad en que se genere el espacio o la aparición sorpresiva de un jugador para salir de manera rápida, posicionarse en el campo enemigo y arrasar con la defensa contraria. De esta manera, con sorpresa y rapidez, Colo-Colo logra aumentar la diferencia en dos ocasiones. Suazo cambia de posición con Paredes para entrar con el espacio suficiente y definir de manera magistral, como nos tenia acostumbrado tiempo atrás, y en el tercer gol Beausejour rompe desde atrás y centra para que Delgado pueda definir de cabeza. Luego, se vuelvió a ceder la pelota y tras una desinteligencia en defensa, donde Fierro no alcanzó a cerrar, Barnechea logró descontar. Acentúo que el error en el gol es mas responsabilidad de Fierro que de Cáceres, ya que no es primera vez que los goles en contra se generan en ese sector, situación a trabajar de cara a la Copa Libertadores.

En el segundo tiempo, si bien se mantuvo la tónica del golpe a golpe del primer tiempo, se notaba que el equipo ya sentía que había cumplido y Tapia lo demostró al momento de mover el pizarrón con cambios que buscaban cuidar jugadores. Para destacar, el gol de Flores tras jugada de balón detenido y buen pivoteo de Cáceres, pero por sobre todo las innumerables ocasiones de gol que ahogó Justo Villar. Antes del partido sentía que el golero paraguayo andaba bajo en su rendimiento y, sumando las buenas actuaciones de Paulo Garcés, no veía con buenos ojos el retorno del titular. Fue notorio que Villar sintió la presión del portero nacional y se mandó simplemente un partidazo. Si bien cometió algunos errores al salir jugando con el pie, su seguridad bajo los tres tubos y su liderazgo confirmaron la decisión de Tapia.

Puntos a resaltar tras el partido, la constante mejoría que muestra Humberto Suazo. Aúnle falta mucho, se nota cuando recibe el balón de espalda o cuando tiene una marca encima, no tiene esa claridad mental que brinda el estar bien físicamente, siempre se demora una milésima de segundo más en tomar decisiones. Claudio Baeza por fin está demostrando sus condiciones y logró ser un digno reemplazo para una de las figuras del equipo, Jaime Valdés. Todavía debe levantar en el aspecto físico, porque cuando logre jugar un partido de principio a fin con la intensidad que muestra por momentos le provocará un gran problema a Tito y su cuerpo técnico. Por ahora, demostró ser una alternativa real.

Otro aspecto importante es que, campeonatos atrás, Tapia comentaba que era necesario que el equipo manejara más de un esquema y ahora, teniendo jugadores para probar otras variantes tácticas, prefiere mantener el 4-3-3 acomodar los jugadores a este sistema. Por lo tanto, ahora que retorna Barroso dudo que cambie a línea de tres en el fondo, lo que me parece correcto. Pero surge la interrogante: ¿quién queda afuera? Con la llegada de Cáceres el equipo ganó en juego aéreo en las dos áreas y en velocidad en la ultima línea. Vilches, si bien presenta varias limitaciones, posee una indiscutible habilidad para salir jugando por abajo. Por ultimo, Barroso es el patrón en defensa y viene con una tremenda hambre de revancha, pero no sabemos cómo responderá al poco ritmo futbolístico en el que se encuentra. Seis fechas sin jugar pasan la cuenta.

El equipo se propuso sacar los nueve puntos en disputa esta semana y lo logró: ya estamos cerca de los puestos de avanzada y con un alza notoria en el juego colectivo y rendimientos individuales, los que anuncian lindos problemas para Tapia de cara al debut en la escena internacional.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo