Jonathan Ortega: de la sala de clases a la UFC, una historia de película

El Mestre, como lo apodan, representará a nuestro país en la segunda temporada del reality The Ultimate Fighter Latinoamérica.

Por

Juan Ignacio Gardella Berra-Moya
@jigardella

Brendan Conlon es el personaje de Joel Edgerton en la película Warrior. Ahí representa a un profesor que lleva una doble vida, ya que por problemas económicos debe recurrir a una actividad que había abandonado: las artes marciales mixtas (MMA).

Algo similar ocurre con Jonathan Ortega, El Mestre (maestro en portugués), el segundo chileno en competir en la UFC, la mayor empresa de MMA en el mundo, ya que representará a nuestro país en una nueva temporada del reality The Ultimate Fighter (TUF) Latinoamérica. El nacido en Pitrufquén enseña ciencias naturales en la comuna ubicaba en la Novena Región y, cómo no, vio el filme.

“Cuando lo vi, me sentí identificado. Es más o menos parecido”, cuenta el peleador. “Y también con la parodia que hace el gordito que siempre trabaja con Adam Sandler”, agrega entre risas en alusión al actor Kevin James, Scott Voss en Peso Pesado.

En la primera cinta, el docente es resistido en un principio por el director del colegio, por el ejemplo que puede significar para los escolares. Nada más diferente a lo que acontece con el caso real.

“El pueblo es chico, entonces soy conocido. Cuando hacía clases en colegios municipales, de repente el jefe veía que yo llegaba con un ojo negro o con parches y eso ya era aceptado. Todos me apoyaban”, recuerda. “Nunca me dijeron que no podía estar ahí”, complementa.

¿Y los alumnos? “Se ríen, me hacen puños y me tratan de botar. Jugamos harto, aunque trato de mantener las distancias, porque a los niños les das la mano y se suben por el chorro. Pero, generalmente, hay muy buena onda”, explica.

 

El Pitbull, un hermano chico

 

En la película, Brendan tiene un hermano menor, a quien vence en el combate decisivo. No es lo mismo, pero Diego Rivas, el Pitbull, quien compitió en la primera temporada del TUF, significa algo parecido para Jonathan.

“Entrenamos juntos y nos conocemos muy bien, tanto las debilidades como las fortalezas. Somos muy distintos: él es un tipo más agresivo y golpeador, mientras que yo soy más defensivo”, cuenta Ortega, que, como buen profesor, es un peleador táctico, como el representado por Edgerton en Warrior: “Uno pelea como es en la realidad. Yo en mi vida soy parejo, sin muchos exabruptos, siempre contando hasta 10 y manteniendo la calma”.

¿Vas a dar cátedra en el octágono entonces? “Algo así, jajajá”, bromea al cierre. El profe sale al pizarrón.

GRAF/JIGB

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo