Felipe Schmauk: El piloto del futuro que lleva la adrenalina en la sangre

El heredero de Alejandro Schmauk quiere cumplir el sueño de brillar con el equipo de Citroen y posicionarse como uno de los mejores pilotos del país.

Por

Pamela Romero – El Gráfico Chile

El piloto de 24 años sabe que la tarea no es fácil. Hace un año Felipe Schmauk llegó al equipo Citroen para competir en las carreras nacionales más importantes. “Mi ambición es estar participando en todos lados, juntar toda la experiencia posible para crecer como piloto y no me cierro a la posibilidad de participar en un RallyMobil“. El estudiante de Ingeniería Comercial está feliz y motivado con este nuevo desafío que comparte junto al Gerente General y piloto de Citroen, Rodrigo Hernando.

Su historia de amor a los autos, las expectativas con el equipo, el temor de su madre y más en la siguiente entrevista realizada por El Gráfico Chile:

¿Es importante para ti ser parte del equipo Citroen?

Es muy importante para poder desarrollarme como piloto. Es lindo, es satisfactorio saber que después de tanto tiempo de haber dedicado a una actividad deportiva y llegue Citroen y reconozca parte de eso y además te abre un espacio dentro de su paraguas de pilotos para poder representarlo, que te de la oportunidad y la confianza es super importante y estoy muy agradecido de eso y motivado.

Ser parte de Citroen es mucho mejor para mi. No tengo que viajar tanto, estoy en mi casa, con mi gente, desarrollar la actividad que me gusta y aportar a un equipo donde hay mucha proyección.

¿Hace cuánto eres parte del equipo?

Me llamaron a principio de año, fue iniciativa de ellos. Es como un sueño, es como el sueño de todos no tener que buscar y que te llamen para poder hacer lo que te gusta. Estoy contento por eso, pero igual es parte de mi trabajo, he puesto mucho de mi para poder estar aquí y que me dijeran “se parte de nosotros y empecemos a trabajar juntos”.

¿Cómo comenzó el amor por los autos?

Me fui a Argentina a los 19 años, pero partí a los 17 años en karting. Estuve cuatro años corriendo en fórmula de los cuales tres fueron en el campeonato nacional, que es lo más importante a nivel sudamericano, es lo más competitivo que hay, donde están los pilotos más jóvenes y con más proyecciones. Entonces esos tres años fueron muy importantes.

Pero la historia de verdad parte con mi papá (Alejandro Schmauk) que también corría. Desde que nací que veo copas y autos, pero todo comenzó cuando mi hermano corría. Yo tenía 12 años y empecé a acompañarlo a sus carreras, él tenía 17. Luego le comencé a decir a mi papá que también quería correr y así estuve cinco años hasta que cumplí 17, recién ahí me dijo “corramos”.

Pero siempre acompañé a mi hermano a andar en karting de arriendo, lo acompañaba a entrenar, varias veces me subí a su auto de carrera sin saber manejar muy bien pero para saber lo que se sentía. Trataba de aprender mucho de mi hermano por si en algún momento me tocaba a mi.

Papá e hijos pilotos ¿Qué pensaba tu mamá?

Está operada de los nervios. A mi papá le dijo que no corriera más porque era muy peligroso, pero cuando él corría de verdad era peligroso, yo no sé como lo hizo pero él nunca dejó de correr. Con mi hermano muchas veces le ocultaban que iban a entrenar o que iban a subirse al auto de carreras para que no se asustara. Igual después le terminaban diciendo. Como yo soy el menor ella se puso mal cuando empecé a correr, pero ya estaba resignada, ya se aburrió de pelear.

¿Te va a ver a tus carreras?

Ha ido a verme varias veces pero no lo pasa muy bien, se pone muy nerviosa pero me hace campaña. Aunque hoy es distinto, el automovilismo de pista es mucho más seguro que antes, existen más medidas de seguridad. Es muy raro ver que los pilotos salgan dañados, ya nadie habla de que se matan o no se matan. Hay casos donde es mala suerte no más, pero ya nadie sale lastimado, a lo más un dolor de cuello o espalda pero nadie se rompe huesos. Yo he tenido accidentes y no pasa nada, al día siguiente puedo estar jugando tranquilamente a la pelota.

¿Cuáles son las competencias que se vienen para el futuro?

Tenía una competencia este fin de semana pero se trasladó para el sábado 18 en Codegua. Sería la 5ta fecha del campeonato, igual me incorporé tarde al equipo , tuve que comprar el auto y arreglarlo, entonces no participé de la primera fecha pero igual siempre voy a las carreras para estar con el equipo.

Tus expectativas

La idea es atacar más, tener más carreras, estar figurando adelante, siendo protagonistas del espectáculo del fin de semana, esa es mi expectativa personal.

Aun estamos en un proceso de ir adaptando el auto a mi, a la pista y a cómo podemos mejorar. La última carrera terminamos segundos, falta un poquito para llegar primeros y creo que la próxima carrera vamos a estar primeros.
Estoy feliz de ser parte de esto, de tener todo el apoyo.

Háblame del auto que manejas

El modelo es un vs3, igual a los que uno encuentra en la calle, es el mismo motor, conserva hartas cosas originales del auto, la estética externa es la misma. El motor también es igual, es un 1.6 aspirado, tiene los frenos originales del auto, las suspensiones también. LO que cambia son los componentes de los líquidos que se usan y las durezas de las suspensiones se modifican.

¿Conociste a Carlo de Gavardo? ¿Cómo lo consideras?

No lo conocí personalmente pero compartimos escenarios varias veces. Nos cruzamos en el Dakar, una vez corro karting con él pero nunca conversamos largamente. Obviamente era un referente en el mundo tuerca, fue alguien que aportó mucho a esto. En el medio todos lo conocen y siempre estuvo donde quiso. Mi diferencia con él es que él era de tierra y yo de pista.

Es tan chico el mundo del motor que falta uno y ya se nota. Su muerte no pasó inadvertida. A parte fue tan sorpresivo, de un día para otro, cuando yo me enteré no lo pude creer. Pero así es la vida.

Tu padre Alejandro es un referente en el automovilismo, ¿no sientes que es un peso para ti?

Mi papá me ha ayudado bastante, estoy a años luz de llegar a tener la experiencia, el conocimiento y el manejo que tiene él, pero trato de aprender de él. Mi papá es como el camino a seguir. Es el que me ha acompañado en todas y estoy muy agradecido de eso. No lo considero un peso, no es una responsabilidad que cumplir o que no puedo desentonar por ser hijo de. Llegó un punto en el que venía con buenos resultados y dije “tengo que dejar de ser el hijo de..y empezar a ser Felipe Schamuk”. Empezar a trabajar mi propio nombre en esto. Si bien siempre tendré el apellido es bueno que te reconozcan por tus propios méritos y no por ser el hijo de un gran piloto.

GRAF/PRN

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo