Columna: Los problemas de siempre

Para los hinchas de la U es un sufrimiento ir a un Superclásico en el Monumental. A su vez, en la galería de Colo Colo entran fuegos de artificio y hasta un bombo.

Columna: Los problemas de siempre
Por

 

Imagen foto_0000000120151202135941.jpg
Los problemas con los hinchas en los Superclásicos se siguen repitiendo (Photosport)

Por Gonzalo Pérez Amar
Editor web El Gráfico Chile
@perezamar

Diez de la mañana y en el estadio Monumental comenzaban los problemas con los hinchas de Universidad de Chile. Los cientos de fanáticos que aún no ingresaban al Superclásico comenzaban a desesperarse. Es que la Intendencia aprobó en la semana previa al partido que los hinchas visitantes sólo podían ingresar hasta las diez y media de la mañana. Una hora y media antes del inicio del partido.

Como era de esperar, la situación no fue tranquila. El carro lanzagua se paseó por Departamental para que los hinchas que no tenían entradas para el sector visitante se alejaran del lugar. Lo mismo ocurriría con los que sí tenían su ticket y no estuvieron a la hora que correspondía. Los fanáticos azules volvían a vivir los problemas de siempre en el Monumental.

“Nunca lo he pasado bien cuando tengo que ir a ver a la U en el Monumental”. me dijo alguna vez un amigo que sigue a Universidad de Chile. Y no sólo porque llevan una racha de 15 años sin festejar en Macul, sino que tienen que aguantar las nefastas condiciones en las que viven los Superclásicos cuando visitan a Colo Colo. Condiciones que van desde estrechos y escasos accesos al sector Magallanes, la nueva restricción horaria o las ya incontables peleas que tienen con Carabineros. Seguramente el mazazo que más les duele no es el que reciben de Fuerzas Especiales. El mazazo que más les duele es el sufrimiento que les toca vivir cada vez que visitan el Monumental.

En la versión 178 del Superclásico ese sufrimiento quedó nuevamente retratado. Sufrimiento que para algunos comenzó mucho antes del pitazo final, cuando el marcador indicaba 2 para Colo Colo y 0 para Universidad de Chile. Sufrimiento que comenzó cuando el reloj marcaba las diez y media de la mañana y los hinchas que tenían su entrada se quedaron fuera del estadio por la restricción horaria. “Mire, acá tengo mi entrada y no me quieren dejar entrar. Uno tiene que aguantar golpes y no te dejan reclamar”, me diría una de las hinchas que se quedó fuera del Monumental.Los reclamos por hacer valer el derecho a entrar a un partido que habían pagado, de nada servirían.

Pero, mientras todo eso pasaba por Departamental, en la galería de Colo Colo entraban fuegos de artificio y hasta un bombo. Dos elementos que, con las nuevas restricciones, no deberían estar en el interior de un estadio, pero por los que cada vez se hace más la vista gorda. Los artificios se repiten semana a semana en los estadios de Chile y más allá de una advertencia por los altoparlantes, no se suele hacer nada. Los prometidos castigos no aparecen y lo único que ha vuelto a surgir son los elementos que en un momento se querían prohibir.

Las restricciones y prohibiciones, que cada vez aparecen más en el fútbol, como el horario de ingreso por el que algunos hinchas de la U con entradas se quedaron fuera, parecen no ser la solución que buscaban desde los distintos organismos para “terminar con la violencia en los estadios”. Si no pregúntenle a la banca de los azules que recibió una lluvia de confort provocándolos. Si no pregúntenle a Lasarte, que tuvo que ser atendido en el camarín por recibir un proyectil en la cabeza.

¿No será hora de admitir que no funcionó implementar un plan que se arregló en el camino? Al parecer ya es hora, porque los problemas de siempre que buscaban hacer desaparecer, siguen apareciendo.

GRAF/JIGB