Columna: Se acabó la moda

El Mundial de Rugby fue sólo un oasis para los seudofanáticos chilenos de este deporte. La actividad nacional está a años luz de lo vivido durante ese mes y medio.

Por Carlos Silva

 

Imagen foto_0000000120151202134444.jpg
Los Cóndores tienen cero opciones de estar en una Copa del Mundo (AgenciaUno)

 

 Por Carlos Silva Rojas
Editor El Gráfico Chile
@silvynho15

Try, line, in goal, scrum. Estas palabras para muchos son desconocidas, pero cada cuatro años toman fuerza. Mismo ímpetu que se ve en las canchas del Mundial de Rugby, evento que colmó la agenda de los medios nacionales e internacionales, pero lamentablemente desde el lunes la ovalada quedará en el olvido.

Mes y medio donde los seudofanáticos del rudo deporte disfrutaron con el Haka de Nueva Zelanda y se emocionaron con la pasión de los Pumas al cantar el himno de Argentina, pero la moda ya se está acabando.

El mea culpa tiene que ser de todos. Estamos a años luz del nivel que se ha visto en las canchas de Inglaterra y Gales. Los Cóndores tienen cero opciones de estar en una Copa del Mundo, el nivel visto en este mes y medio es sideral a lo que se ve en las canchas criollas. En este deporte las estadísticas no mienten.

Por ejemplo, el eterno rival de los Cóndores, Uruguay, fue el peor equipo del Mundial en la fase grupal, donde recibió la friolera de 226 puntos en contra, no ganó ningún partido y se fue feliz al convertir sólo dos tries.

Números fríos, pero que duelen mucho al pensar que los Teros, liderados por el apertura Felipe Berchesi, cada vez que juegan con Chile se dan un festín. Que el XV criollo esté en Japón 2019 es una quimera.

Los números me siguen dando vuelta y los pongo sobre la mesa para evidenciar que es imposible clasificar a un Mundial. Chile estuvo cuatro años sin ganarle a los charrúas, segunda potencia sudamericana (tras Argentina), con la que siempre chocará en las Clasificatorias de América. Si hacen la gracia y le ganan a Uruguay ahí viene un cruce con Estados Unidos y Canadá, equipos que están en un nivel superior y que están acostumbrados a jugar Mundiales y toparse con potencias como Australia, Gales, Inglaterra o incluso los All Blacks.

Lo que hay que hacer es darle vida al rugby, deporte elitista en nuestro país, pero con una mayor cobertura mediática puede mover a las masas. Varios partidos del Mundial provocaron revuelo en las redes sociales, ni hablar lo que provocó el triunfo de Japón sobre Sudáfrica. Amigos que nunca habían visto un partido de rugby comentaban emocionados en sus perfiles lo mágico que fue el triunfo nipón ante los Springboks.

Hablando de los Springboks, un ejemplo bueno a seguir, aunque claro que a menor escala, es que hay que abrir este deporte a todos (tal como lo hicieron los sudafricanos en los ’90, donde recién empezaron a aparecer jugadores de raza negra en el seleccionado), no sólo se tiene que jugar en los colegios ingleses, sino que en las poblaciones también puede existir algún wing en potencia, que no tiene idea de cómo se juega rugby y que lo único que sabe es jugar “a la pelota”.

Palabras más, palabras menos, el rugby en Chile necesita crecer. Sería hermoso ver alguna vez a los Cóndores en un Mundial, cita que está creciendo a pasos agigantados y que ya es el tercer evento deportivo más visto en televisión (superado sólo por el Mundial de Fútbol y los Juegos Olímpicos). Hay que trabajar mucho, en la Federación y también en los medios. Hay que cubrir al rugby, por algo en un mes y medio pasó a ser una moda, la que lamentablemente se terminará el sábado cuando Nueva Zelanda o Australia se transforme en el primer tricampeón del mundo.

GRAF/JIGB

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo