El Tigre Negro y su gol de chilena a la Roja: "Es el más importante de mi carrera"

Jairo Castillo, quien le anotó un golazo a Chile en el Nacional rumbo a Corea del Sur/Japón 2002, advierte desde Colombia: "Nuestra selección se siente cómoda allá".

Por

Por Juan Ignacio Gardella Berra
@jigardella

De chilena, en Chile. Así fue el tanto del colombiano Jairo Castillo el 2 de septiembre del 2000, en las Clasificatorias para el Mundial de Corea del Sur/Japón 2002.

La Roja venía de vencer a domicilio a Venezuela y en casa a Brasil, y enderezaba el rumbo hacia el certamen asiático, luego de un flojo comienzo, pero el golazo del Tigre dejó helado al estadio Nacional. El combinado criollo no se recuperó más de ese golpe y no volvió a ganar durante esas Eliminatorias, para rematar en el último lugar de la tabla, mientras que los cafeteros quedaron fuera del repechaje para la cita planetaria, por una conversión menos que Uruguay.

“Fue un bonito partido. Lo mejor de todo es que ese día ganamos con ese gol, que nos dejaba a las puertas de la clasificación. Después, no se pudo dar”, rememora el “verdugo” chileno en esa noche ñuñoína.

¿Cómo recuerdas esa jugada?

Fue un contragolpe de Juan Pablo Ángel. Peleó la pelota, no la dejó ir, tiró el centro y el defensa quiso rechazar, pero me quedó ahí para poder hacer la chalaca y convertir.

Nos ganaron en Chile con un gol de chilena, como se dice aquí…

¡Imagínate! Todavía es recordado acá. Siempre que se va a jugar a Chile, se recuerda ese gol, porque se obtuvieron los tres puntos en un partido muy duro.

¿Es el gol más importante de tu carrera?

He hecho goles importantes, pero sí, es el más importante de mi carrera, por cómo se dio y el contexto del partido, y por ser con la selección. Eso significa más.

Colombia, después de Argentina, es el país con mejor rendimiento jugando en Chile con el actual formato de las Clasificatorias. ¿A qué crees que se debe?

Chile, al igual que Colombia, sale a proponer y deja jugar. Eso hace que nuestra selección se sienta cómoda allá. Se han hecho buenos partidos y esperemos que éste que viene no sea la excepción.

José Pekerman está en entredicho, pese al buen trabajo que ha hecho. ¿No será un poco exagerado?

En todos lados es así, los resultados son los que mandan, pero esto es largo y recién empieza. La gente se acostumbró a ganar y exige mucho, pero hay que esperar, porque van dos partidos apenas. No hay que enloquecerse, sino dejarlo trabajar tranquilo.

De Tigre a Tigre, ¿qué le pasa a Radamel Falcao que no logra recuperar su nivel?

Claro, él es el Tigre Blanco y yo soy el Tigre Negro. Falcao se va a recuperar, hay que esperarlo. Ahorita no le están saliendo las cosas bien, porque no tiene la continuidad necesaria. Viste que casi no juega en el Chelsea. Cuando te ponen muy pocos minutos y no la metes, tienes una presión terrible. En la selección tampoco está jugando. Entonces, se hace más difícil. Es duro coger el ritmo así.

Como especialista en el puesto, ¿quién debería jugar adelante el jueves?

Yo creo que el técnico no va cambiar y van a jugar los mismos: (Carlos) Bacca y Teo (Gutiérrez).

¿Qué opinas del actual momento de la Roja? Si se da una serie de resultados, Chile puede quedar primero en el ranking de la FIFA…

Está jugando muy bien. Ahorita, en Sudamérica, es el mejor. Es un equipo sólido, rápido y sus jugadores están pasando por un gran momento. Ojalá sigan así. Están para clasificar al Mundial y estar entre los mejores.

 

Un trotamundos del fútbol: “He tenido varios compañeros chilenos y la he pegado muy bien”

 

Hasta el año pasado, Jairo jugó en el Boyacá Chicó, el 12º equipo de su carrera, la cual cuenta con pasos por Argentina, España, Chipre, Uruguay y México, además de su país.

“Me di unas vuelticas. Conocí, que es lo importante jajajá”, bromea el delantero, que ya piensa en colgar los botines. “No he encontrado club. Ahora estoy entrenando, a ver si sale algo. Si no, toca representar jugadores, que es lo que me gusta”, cuenta.

Cómo no, más de algún chileno se le cruzó en el camino. Su recuerdo es grato.

“Estuve en Independiente con (Rafael) Olarra, un buen tipo. Hicimos una buena amistad. También con (Manuel) Neira, que estuvo en el América de Cali. Y con (Sebastián) Pinto, en Millonarios y en Godoy Cruz”, rememora Castillo. “He tenido varios compañeros chilenos y la he pegado muy bien”, cierra el Tigre, un verdadero trotamundos del fútbol.

GRAF/JIGB

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo