Mejor volante: González se reencontró consigo mismo y volvió a ser figura en la UC y en la Roja

Después de tres temporadas marcadas por la escasa actividad debido a las lesiones, el zurdo ha vivido un 2015 a la altura de sus condiciones y bien lo sabe Jorge Sampaoli.

Por

El Gráfico Chile

Atrás quedaron los días de calvario que comenzaron en 2011 con una severa lesión a la cadera y que después prosiguieron con otras mermas físicas. En 2015 Mark González volvió a completar un año redondo, tal como no lo hacía desde 2010 cuando brilló en el CSKA de Moscú, y con un rendimiento a la altura de sus condiciones se inscribió en el Equipo Ideal de los Premios El Gráfico Chile como mejor volante zurdo.

Pese a que presentó algunas dolencias, 2015 fue un año de regularidad en cuanto a su actividad futbolística y con Mario Salas como DT se convirtió en pieza fundamental de una Católica que volvió a mostrar buen juego y, lo más importante, que volvió a pelear por cosas importantes, dejando atrás el lastre de la era de Julio César Falcioni.

Jugando como puntero izquierdo clásico, el nacido en Sudáfrica demostró estar un par de escalones por sobre el resto de los jugadores del medio local y eso ha quedado en evidencia con su aporte goleador: 10 goles por Primera División, uno por Copa Chile y 2 por Sudamericana reflejan su importancia en la ofensiva UC del Comandante.

Capítulo aparte fue la Selección. Su buen desempeño con la Franja le permitió volver a vestir la Roja después de tres años sin hacerlo y en su retorno no desentonó, todo lo contrario: anotó dos goles en el amistoso en el que Chile venció por 3-2 a Estados Unidos en Rancagua y convenció a Jorge Sampaoli de tenerlo como alternativa.

Se perdió la Copa América por lesión, pero regresó a las convocatorias del casildense para las eliminatorias a Rusia 2018, en las que ha visto acción en 3 de los 4 partidos que ha disputado la Selección. Ante Brasil y Perú fue importante, mientras que ante Uruguay estuvo bajo como casi todo el equipo.

A sus 31 años Mark González se reencontró consigo mismo, con aquel jugador que destacó con su velocidad en Europa y que era inamovible para Marcelo Bielsa en la Selección. El tiempo perdido fue mucho, pero el tiempo por recuperar puede ser aún más.

GRAF/PS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo