El calor infernal de Barinas será el nuevo dolor de cabeza de Pizzi con la Roja

La selección chilena arribará esta noche a Venezuela con varias bajas por lesión, sin contar las conductuales, y que podrían condicionar el trascendental duelo ante la Vinotinto por las Clasificatorias.

Por

Por Diego Espinoza Chacoff – enviado especial a Barinas, Venezuela

La selección chilena arribará este domingo a Barinas y desde ahí deberá esperar hasta el duro duelo de este martes frente a Venezuela. Y es que la derrota frente a Argentina del pasado jueves, condicionó mucho a la Roja en la tabla de posiciones de las Clasificatorias a Rusia y por eso, una victoria ante la Vinotinto aparece como fundamental.

Actualmente la escuadra de Juan Antonio Pizzi se ubica en la sexta plaza con sólo siete unidades y, hasta ahora, está quedando fuera del Mundial 2018. Con ese panorama, la Roja está obligada a ganarle a los venezolanos en calidad de visita, para así poder volver a los puestos que entregan uno o medio cupo para el certamen internacional.

Pese a eso, los problemas están a la orden del día en Juan Pinto Durán y eso se nota. Las bajas de jugadores como Eduardo Vargas, Jorge Valdivia (sancionados) y Charles Aránguiz (lesionado) se notaron ante la Albiceleste y el dilema se acrecentó tras las lesiones de Matías Fernández y Marcelo Díaz durante el compromiso ante los trasandinos.

Todos ellos considerados como titulares, no estarán este martes 29 de marzo ante los llaneros y por eso Pizzi deberá usar a seleccionados poco recurrentes en los once inicial de Chile. Eso, sin contar posibles lesiones futuras en la complicada cancha del estadio Agustín Tovar de Barinas que hierve en calor a toda hora.

Con una sensación térmica que alcanza los 45° grados en las tardes, el recinto de La Calorina (sector del estadio) es un verdadero infierno para los jugadores y podría ser perjudicial para la salud de un mermado combinado nacional.

En ese sentido, el especialista en Medicina Deportiva de la Clínica Meds, César Kalazich, advirtió del complicado horizonte que le podría esperar a la Roja en “la Caldera Blanquinegra”, pero asegura que los seleccionados no deberían sufrir de una “enfermedad de calor” o “estrés térmico” muy fuerte, debido a las pausas que existen en un partido de fútbol.

La enfermedad por calor afecta a todo el cuerpo y echa a perder el sistema termorregulador cerebral. Los síntomas van desde náuseas, mareos, fatiga intensa hasta el compromiso de conciencia y muerte. Estos últimos eventos ocurren con el ‘golpe de calor’ o ‘heat stroke"”, advierte el doctor Kalazich quien, pese al fuerte calor de Barinas, tranquiliza sobre el partido ante los venezolanos en sí.

“La verdad es que hasta donde yo sé, no hay muchos casos documentados de enfermedad del calor en el fútbol, seguro calor leve, pero el fútbol es de una corta duración y es de una intensidad de intervalos en que van a poder parar y refrescarse para ese partido”, añadió.

GRAF/JR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo