La conmovedora lucha de la familia de Gonzalo Ulloa frente al cáncer de su pequeña hija

El jinete que convierte los clásicos en triunfos, vivió un año preocupado por la salud de su hija. El sorpresivo tumor por fin parece dejar la cabeza de la pequeña Sofía y la esperanza reina de cara al segundo semestre hípico.

Por

Por Javier Rios R. El fantasma del cáncer ronda por los hospitales y clínicas, sin ver caras ni billeteras, silencioso. Allí se llega, de a poco, después de un simple dolor de cabeza o un malestar general. Nada grave, te dirían en la calle o en el trabajo, sin embargo, cuando Gonzalo Ulloa y su pareja Cristina Lagos vieron a su pequeña Sofía afectada, instintivamente se dieron cuenta que algo andaba mal. El jinete de 38 años, ganador de los grandes clásicos de Grupo I y que le dio reconocimiento internacional a Chile venciendo con el histórico “Quick Casablanca” en el Latinoamericano de Palermo 2012, dio una pausa a su habitual preparación para llevarla al Hospital Clínico de la Universidad de Chile donde le hicieron un scanner que no arrojó nada. Cualquiera hubiera automedicado a la niña, y a otra cosa. Pero sus padres sintieron que venía mal, conocían a su hija de sólo 7 años: “El mismo día, en la casa, seguía con el dolor. Ahí decidimos ir a la (Clínica de la Universidad) Católica por una resonancia en la noche. Arrojó que tenía una masa sospechosa, quedó internada. Al otro día comenzó con mucho más dolor, empezó a crecer el tumor”. La familia Ulloa Lagos comenzó un verdadero calvario, provocado en parte por la sorpresa y la ignorancia en que la ciudadanía está inversa con el tema oncológico. “Nos dijeron que es un tumor muy agresivo, le pusieron morfina y otras cuestiones para el dolor y definieron el procedimiento, con muchos exámenes. La Sofi era chica y en esos tiempos, como familia, no asociábamos la gravedad de tener algo relacionado al cáncer”. El rabdomiosarcoma infantil es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en el tejido muscular: en palabras simples es un cáncer que puede alojarse en un músculo, tendones, cartílagos o en huesos. La hípica con Sofía y el apoyo de Heller Ese fue el diagnóstico con el que comenzaron una verdadera cruzada. La principal complicación era lo cercano del tumor del cerebro, lo que dificultaba el procedimiento y exigía una pronta operación para alejar el fantasma de la muerte de la casa del ganador del último Ensayo con “Wapi”. “Llevamos más de un año luchando con esto. Gracias a Dios hemos puesto harto empeño y la niña igual, va a todos los controles y siempre mejora. Tenemos mucho apoyo”, relata, junto a su familia, rememorando junto a Publimetro los momentos duros que hacían que la hípica quedara en segundo plano. Lo cierto es que con una operación costosa por delante, en un país en que la salud queda relegada al mercado, las opciones de la pequeña Sofía se vieron reducidas a colectas o algún filántropo que por propia inspiración quisiera hacerse cargo. Y las dos variables tomaron fuerza, afirmados en lo grande que se ha transformado la comunidad hípica. Crearon una cuenta de ahorro (la 32660414133 del BancoEstado) con la que se logró recaudar una parte del dinero, además de lo juntado por la propia familia, luchando con su propio trabajo y con el aporte de un viejo conocido de Ulloa, Carlos Heller. “La operación se empezó a gestar con la ayuda de Carlos Heller cuando ganamos el Clásico El Ensayo, allí, lo que faltaba era la operación, y él nos dijo que habláramos para una segunda opinión”, rememora el jinete sobre la primera aproximación del mandamás del Haras Don Alberto. Heller les recomendó la Clínica Las Condes donde les dio contactos y les dijo:  “Hagan lo que tengan que hacer para que esté bien”. La tecnología de punta de la clínica privada fue fundamental y sirvió para sacarle un 80% del tumor activo, comenzar la quimioterapia y radioterapia que necesitaba para terminar todo el proceso: “Había que “radiarle” porque estaba muy cerca de la vena carótida y no podíamos arriesgar de esa manera, si le pasaban a llevar esa venita era entrar a matarla al tiro a mi niña. Fue un gran apoyo, nosotros no queríamos que le quedara algo en la cara, secuelas de la operación”, cuenta su padre conmovido. Todo salió bien en un agosto movido y marcado por el nerviosismo, ahora  la familia hípica celebra la mejora de la pequeña Sofía y la vuelta de Gonzalo Ulloa a las pistas: “Le sacaron un 4% que fue llevado a biopsia y por fin estaba muerto todo el tumor. Seguiremos la “quimio”, buscando alguna célula que quede escondida y después un seguimiento, pero la Sofí ha estado muy bien. Para la segunda parte del año veo todo positivo, he estado con ella apegado y se viene el final del proceso. Espero que sea distinto al anterior, que fue muy complejo, corriendo de aquí para allá, fue muy difícil, pero salimos adelante”, adelanta el corredor que supo ganar el premio del “Círculo de Periodistas Deportivos” como el “Mejor Deportista de la Hípica Nacional” el año pasado con triunfos de caballos tan disímiles como “Incentive Boy”, “El Distinto” o la yegua “Wapi”. Tiemblan los Grupo I, el “Demonio” está de vuelta Sofía volvió a sonreír, regalonea con su círculo más íntimo en la casa y aunque “cuando va a “quimio” se viene abajo al tiro y le da fatiga”, su recuperación es palpable. Pronto podrá tener una vida normal y podrá ver las carreras que su padre correrá con los desafíos grandes de la hípica nacional cómo su proyección. “A fin de mes comenzamos a correr más, y le doy gracias a las personas que supieron comprender mi momento. Para la Sofía hubo harto apoyo, no sé como darle las gracias a todo el público que oró por ella, que pidieron, puras vibras positivas” comenta Gonzalo, uno de los hermanos que descollan en los recorridos nacionales junto a Oscar, Hernán y Andrés, dejando una verdadera escuela de jinetes en Chile. Gonzalo, “el Demonio” o “el Chalo”, como le llaman con cariño, ve en los grandes clásicos sus próximos desafíos y cuenta cuál es su regalón en el corto plazo: “Creo que “Kurilov” que corre el 10 de septiembre. Irá a correr con los mejores, creo que tiene mucha posibilidad de ganar un Grupo I”, comenta adelantando que será parte del clásico Dos Mil Guineas en el Hipódromo Chile. Pero Ulloa no se queda en ese sólo desafío. Ya tiene perspectiva de un lance internacional, para devolverle a Chile todo el cariño mostrado en los duros momentos vividos: “La proyección a futuro está en Noviembre, iremos con todo con Kit Kat, en la Breeders Cup. Si nos a bien vamos a Estados Unidos, para buscar ganar ahí y coronar un año difícil, pero con un buen término, en una carrera internacional”. Tras un año de sufrimiento e incertidumbre, Gonzalo Ulloa irá en busca de un triunfo en las pistas, con el corazón lleno por la milagrosa recuperación de su hija Sofía y con la esperanza que el cáncer no vuelva a ser tema para ninguna familia en Chile, una carrera que está por correrse. GRAF/JR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo