Juan Carlos Garrido en la prevía a los Paralímpicos: "La discapacidad nunca me va a limitar"

El pesista nacional será el abanderado de Chile en la cita que tendrá lugar en Río de Janeiro.

Por

Aton Chile El chileno Juan Carlos Garrido vivió este sábado su primera práctica en suelo brasileño, de cara a los Juegos Paralímpicos de Río 2016, que comenzarán a partir del próximo miércoles. El levantador de pesas tendrá una especial participación en su tercera cita de los anillos, toda vez que será el encargado de portar la bandera nacional en la ceremonia inaugural. En entrevista con La Tercera, el deportista nacional adelantó lo que será la competencia y su sentir como abanderado nacional. “Fue una buena jornada, me gustó mucho. El hecho de tener la misma implementación que usamos en Chile es un tema muy importante, me sentí muy bien en el entrenamiento”, comenzó relatando, en relación a su práctica en Río. Garrido aseguró sentirse confiado de cara a su presentación, que comenzará el próximo viernes, y mejorar lo realizado en los últimos Paralímpicos de los cuales participó, en Sidney 2000 (viajó a Atenas 2004, pero fue mal inscrito y no pudo participar de la competencia). “A pesar de que en Sydney me fue muy bien, no estaba todo el apoyo que existe hoy en día, no teníamos un Comité Paralímpico como ahora y eso influye mucho, no basta con tener condiciones. Además, cuento con un buen técnico y todo se nos da para poder llegar de la mejor manera. Espero poder demostrarlo en competencia”, sostuvo. Y agregó que “tengo más experiencia, si se comete un error, saber cómo solucionarlo y no quedarme pegado. El nivel que tenía para Atenas no era malo, pero no lo sabíamos, porque no estaba internet; quizás hubiera podido optar a una medalla, pero eso lo supimos después. Esa vez la Federación me inscribió mal y por eso quedé fuera”. Además, abordó en sus sentimientos tras ser escogido como el representante de la delegación nacional cuando se inaugure la competencia paralímpica. “Ser el abanderado es algo único. Poder tener esa oportunidad ahora me llena de orgullo, creo que lo voy a disfrutar al máximo. Es una motivación más que voy a tener para hacer bien las cosas en la competencia, porque para mí, todo esto se va a cerrar si me va bien”, señaló. El atleta de 36 años también entrega un ejemplo de superación y perseverancia al afirmar que “la discapacidad nunca me va a limitar”, y reveló una historia personal: “Supe que cuando nací, la enfermera le dijo a mi padre que había tenido un monstruo. De casualidad, cuando llegué a las pesas, el técnico nos trataba a todos de monstruo. Esa palabra para mí era muy dolorosa y de repente, la empecé a disfrutar. Cuán doloroso habrá sido para mi papá, un hombre de campo, de Talca, que no entendía bien el tema de la discapacidad en los años 80”. “Me fui a Antofagasta a ganarme la vida, en una constructora, de soldador, mueblista, gásfiter. Cuando mi papá fue a Antofagasta y me vio se dio cuenta de que la discapacidad es solamente algo que algunos ven y que yo no estaba ni ahí. Siempre quise hacer todo por mí solo. Muchas veces me costó, pero no por eso no lo iba a hacer”, finalizó. GRAF/AG

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo