La Fórmula Uno arranca con Ferrari ilusionando

El triunfo de Sebastian Vettel genera expectativas de un campeonato en el que otros amaguen el dominio de Mercedes. Claro que lo ocurrido en el Gran Premio de Australia no necesariamente puede ser una tendencia para lo que resta de la temporada.

Por Pablo Vargas Zec

El inicio del Campeonato Mundial de Fórmula Uno en Australia dejó una carrera de desarrollo más bien plano, aunque el resultado –el triunfo del Ferrari de Sebastian Vettel– da para ilusionarse con un año más entretenido y peleado que los últimos, cuando la atención era sólo la lucha entre ambos autos de Mercedes. Ahora, el triunfo de la Scuderia señala que la escuadra alemana no tendrá un pasar tan sencillo, aunque deberán desarrollarse las dos siguientes carreras, en China y Bahréin, antes de tener un juicio más certero respecto de las opciones reales de los autos escarlatas respecto de las flechas plateadas.

Y es que un circuito como el de Albert Park, más cercano a un trazado callejero que a uno permanente, puede inducir a conclusiones erróneas, porque el triunfo de Vettel en esta ocasión se debió, en buena medida, por el prematuro ingreso de ambos coches de Mercedes en la vuelta 17 a cambiar neumáticos, debido al excesivo aumento de temperatura en los cauchos de compuesto ultrablando.

Eso hizo que Ferrari cambiara su estrategia, que señalaba detenerse en ese miosmo giro, y evitarse el tráfico, entrando a pits después.

A la caza de la oportunidad

Fue así como Lewis Hamilton y Valtteri Bottas se toparan en la pista con algunos rivales duros de pasar, como el joven Max Verstappen, conocido por ser uno de los más combativos a la hora de ver la trompa de un auto rival aproximarse por sus retrovisores.

Aún con ese considerando, es claro que el motor de la Ferrari es tanto o más potente que la unidad de potencia Mercedes, tal como lo demostró el buen rendimiento alcanzado por Romain Grosjean en el Haas. Tal vez no alcance para hacer la pole, pero el ritmo en carrera, que hizo que el puntero Hamilton no pudiera despegarse más de un segundo y medio de Vettel antes de la detención en boxes, denotan que el SF70H está bien parido, señalado así diferencias en este triunfo respecto del conseguido en Malasia 2015, cuando el alemán logró su primera victoria vestido de rojo también gracias a una mala estrategia de Mercedes.

Esta vez, fue el propio Hamilton el que pidió adelantar el cambio de gomas. Sin embargo, a diferencia de ese ya lejando Gran Premio de Malasia de 2015, Ferrari parecía ser contendiente. Ahora, habrá que esperar a las siguientes dos carreras para entender exactamente hasta dónde es real la amenaza del Cavallino Rampante.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo