"Papelón de la FIFA": La columna en Argentina que critica el perdonazo a Messi

En medio de la celebración de los medios trasandinos por el levantamiento al castigo de la Pulga, un columnista de Clarín puso la cordura y criticó la decisión.

Por El Gráfico Chile

En Argentina toda era celebración por el perdonazo que le aplicó la FIFA a Lionel Messi, dejando sin efecto la sanción de cuatro partidos y 10 mil francos suizos que recibió por insultar a Emerson Augusto de Carvalho, primer asistente del árbitro Sandro Ricci. "Zafó" y "la selección respira", fueron los términos más empleados por la prensa argentina para festejar la decisión que tomó el máximo organismo del fútbol con su estrella, lo que le permitirá jugar las últimas cuatro fechas del proceso clasificatorio rumbo a Rusia 2018, donde buscarán salir de la quinta posición, la de repechaje, para meterse de lleno a zona de clasificación directa.

Pero al otro lado de la cordillera no todos celebraron la decisión que tomó la FIFA y una columna publicada en el diario La Nación, escrita por Daniel Lagares, criticó el actuar del Comité Disciplinario, argumentando que esto da un muy mal ejemplo para el futuro. En el texto, que lleva por título "Papelón de la FIFA: Messi merecía una sanción", el periodista señala claramente que "el capitán de la selección cometió un error y debía pagarlo. No castigarlo es una injusticia. La FIFA acaba de habilitar insultos, escupitajos, dedos en "fuck you" y cualquier grosería, ofensa y deslealtad. Algo ocurrió, que todavía no se sabe muy bien, para que Lionel Messi pasara de sufrir cuatro fechas de suspensión a nada, casi a recibir el premio al mejor alumno".

"Dice la FIFA que no hay 'elementos suficientes' y que la puteada inmensa de Leo vista urbi et orbi es "rechazable" pero no la valora como punible. Contra la recomendación de la AFA, Messi no declaró in situ ante el Tribunal de Disciplina. Sin embargo, salió bañado en agua bendita. Algo se jugó detrás del escenario, intereses poderosos operaron para la betaificación tácita del puteador rosarino. Los abogados manejan el lenguaje mejor que los escritores. Y si alguien tiene algún problemita con la justicia, puede ir pidiendo el celular del que presentó la apelación. Lo de la FIFA es un papelón enorme y un acto de injusticia. Messi merecía ser sancionado. No van a faltar los exagerados que respondan a este texto con acusaciones varias: "vendepatria" será una de esas", agrega.

Pero su análisis no se queda ahí y cuestionó a la FIFA y Messi por validar los insultos al árbitro, dejando de lado la imagen de modelo a seguir que tiene la Pulga y que ahora puede ser replicada con "puteadas" varias por todos lados. A fin de cuentas, la impunidad está ahí.

"La imagen de niño ejemplar de Messi ya no existe. Al cabo, humano, en aquel partido ante los chilenos reaccionó desde las tripas. Es entendible. Pero no debe hacerlo. Porque en tanto es el mejor jugador del mundo, debe dar el ejemplo. Y en tanto figura mediática explotada hasta la última gota, también. Messi-Unicef están unidos. ¿Cómo que Messi no merecía un correctivo? No es un delincuente ni un asesino, ni genocida ni estafador, ni violador ni autor de ninguna atrocidad, pero cometió una falta importante en la actividad a la que se dedica y en la que es bandera, objeto de admiración y elogio casi permanente. ¿Por qué no debería comprenderlo las generales de la ley? Debe estar muy contento el árbitro brasileño de aquel partido a quien Messi basureó", concluyó Lagares en su análisis.

Su compañero en el diario Clarín, Sergio Danishewsky, también escribió un artículo para hablar de la sanción al talentoso atacante y, pese a que celebró el perdonazo, también tuvo palabras para cuestionarlo.

"El resumen de esta historia dice que un jugador insultó, fue sancionado y ahora hubo marcha atrás. ¿Cómo hacer para que los miles de pibes que tienen a Messi como ídolo no sientan que faltarle el respeto al juez no está tan mal después de todo? Hacia Zurich no miraba solamente el mundo del fútbol, y el de los negocios, los abogados y las grandes marcas de ropa deportiva. Desde allí había venido una señal, justa o exagerada, de que ciertas conductas deben ser penadas. Ahora nos dicen que no, que no vieron bien, que las pruebas –irrefutables- no alcanzan", comienza diciendo.

"Y festejamos porque nos devuelven a Messi y el camino a Rusia 2018 empieza despejarse. Pero nos deja, a la vez, cierta sensación de perplejidad. Tendremos que explicarles a los pibes que no nos hagan caso, que se alegren como nosotros pero no tanto. Que nos copiamos pero la maestra que nos sacó la hoja decidió ponerla de nuevo en nuestro pupitre. Que la FIFA es un desastre y hace todo mal. Pero que esta vez, bueno, esta vez nos hizo un guiño. Ya volveremos a la carga contra Infantino, Blatter, Havelange y todos los que manchan la pelota. Ahora, porque Messi es argentino como Dios, lo que sentimos es alivio", concluye.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo