Colo Colo ganó un partido increíble ante Everton y está más cerca de su estrella 32

Final de infarto en Sausalito. Un agónico gol del criticado Christofer Gonzales le dio el triunfo a los albos, que están a dos victorias de ser campeones.

Por El Gráfico Chile

El mejor partido del campeonato. Colo Colo pasó del llanto a la alegría en dos minutos y se quedó con una agónica victoria por 3-2 ante Everton en Viña del Mar, gracias a un tanto en los últimos segundos del peruano Christofer Gonzales.

Un factor difícil tenía que sortear el cuadro albo, aparte de la oposición de su rival, ya que en Viña del Mar caía una fuerte lluvia, que siempre complica. Sin embargo, la primera opción fue para los de Guede, ya que en el comienzo Julio Barroso estrelló un tiro en el larguero, tras un preciso centro de Pedro Morales.

El agua no dejaba de caer, y también fue testigo de la apertura de la cuenta. Esteban Paredes (19') recibió la pelota de espaldas al arco de Eduardo Lobos y de forma veloz metió un zurdazo bajo. Los escasos hinchas albos gritaron gol junto a la laguna Sausalito. El Cacique volvía a ser líder. La U esperaba una mano de Everton.

Con el primer gol, el equipo de Macul se relajó y dejó venir a los locales, que buscaban centros para llegar a la igualdad, no obstante, Álvaro Salazar siempre respondió, con manotazos o puñetazos. El 1-0 no se movía.

Pero al filo del pitazo de Julio Bascuñán llegó lo que los fanáticos de la U esperaban, la "ayuda" de los ruleteros. Franco Ragusa (44') clavó un tiro libre perfecto que no sólo alimentaba la ilusión de los azules, en Iquique también empuñaron la mano derecha, porque el empate les daba vida en la pelea por el título.

ps249311.jpg

Final de infarto

La lluvia no se calmó, es más, se intensificó, como también los ataques de Colo Colo, que buscaban el segundo y quedaban muy expuestos a los veloces comntragolpes liderados por Maximiliano Cerato.

Uno de los mejores de la visita, Morales, se volvió a lesionar y Guede se apuró en mandar a la cancha a Ramón Fernández. Cambio obligado que al parecer no estaba en los planes del DT albo.

Polémica a los 68'. Gabriel Suazo gana línea de fondo y lanza un centro buscando a un compañero, pero la pelota dio en la mano de Camilo Rodríguez, quien se lanzó una barrida. "Juegue, juegue" dijo Bascuñán. En el Cacique reclamaron con todo.

De contra Everton pudo matar el partido, aunque Salazar dijo otra cosa, porque contuvo de forma magistral en doble instancia un mano a mano a Cerato. Era el segundo, era la lápida, pero el sustitito de Paulo Garcés demostró que merecía la oportunidad de jugar.

Cuando el Cacique sufría con los ataques rápidos de los viñamarinos, la pegada de Ramón Fernández volvió locos a los fanáticos colocolinos. Minuto 85', el argentino nacionalizado chileno mandó al ángulo un tiro libre, como en sus mejores goles con la camiseta de La Calera u O'Higgins. Con el 2-1 Colo Colo volvió a ser el líder. La U rogaba por otra mano de Everton.

Y esa mano llegó. Increíble. Bascuñán dio cuatro minutos adicionales y en el primero de ellos llegó el empate de los dueños de casa, gracias a un cabezazo en el área chica de Becerra luego de un brillante pivoteo. El campeonato se volvía a teñir de azul, y por qué no de celeste.

ps249360.jpg

Para no creer. En la última jugada del partido el peruano Gonzales se mandó por la banda izquierda y le pegó con el alma para hacer delirar a Guede en el banco. Sí, fue 3-2 para Colo Colo, que con la victoria quedó a dos partidos de ser nuevamente el campeón del fútbol chileno.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo