Beausejour revive su infancia y muestra su lucha por la integración en el barrio donde nació

El seleccionado inauguró las nuevas instalaciones de una cancha comunitaria en la Villa Padre los Carmelitos, donde recibió el cariño de la gente y mostró sus ideas para mejorar las condiciones de la comuna en que jugó sus primeros partidos .

Por Javier Rios

Jean Beausejour se pasea por la Villa Padre los Carmelitos como uno más y los vecinos lo reciben con cariño cada vez que llega a saludar a su familia o compartir con los niños de la escuela de fútbol que el jugador de la Universidad de Chile apadrina.

El afecto es una muestra sincera por todo el amor que demuestra con la comunidad que lo vio nacer y que albergó sus primeras pichangas, por eso la emoción al inaugurar las nuevas dependencias deportivas del lugar, aportando una cancha de pasto sintético, indumentaria para los niños y nuevos camarines que le servirán a los futuros campeones para ejercer el deporte con dignidad.

El jugador recuerda con cariño su juventud y está orgulloso del proyecto que lidera junto a la marca deportiva Under Armour: "Tengo los mejores recuerdos mi barrio, mis inicios en el fútbol, pasar mucho tiempo en la calle sin preocupaciones. Ojalá que los muchachos que vienen ahora tengan la posibilidad de tener una niñez como la que tuve yo en el aspecto social. Es parte de una intervención social que estamos tratando de hacer, de ganarle metros a cosas que no son buenas para los niños y para que puedan desarrollarse en el deporte, combatiendo el sedentarismo y el ocio. A través de este espacio deportivo hemos logrado que la comunidad esté más tranquila", comenta, mientras corta la simbólica cinta tricolor rodeado de pequeños.

El proyecto no sólo se basa en el aspecto material, también incluye un trabajo en conjunto con la comunidad para aprovechar las instalaciones y una escuela deportiva que ya muestra los primeros avances en el desarrollo de la juventud en una comuna vulnerable: "El profesor me cuenta que los niños han crecido mucho en el respeto entre ellos, con el tema de la tolerancia. Además, tienen la posibilidad de convivir con niños que llegaron de otros países y el fútbol ha servido para una integración plena para los niños", comenta.

Así como la decena de habitantes que se acercaron a ver la actividad, Erika Pilar es una vecina que infla el pecho por tener al seleccionado chileno en su villa y le reconoce todo el apoyo: "Es un buen vecino, la iniciativa es muy buena porque acá hay niños que necesitan del deporte y en otros barrios esto no pasa. En el sector hay pocas canchas y ésta, por ejemplo, estaba abandonada y se motivaron con este proyecto. A Jean lo conozco de la guatita de su mamá, es muy humilde y todos los vecinos se lo reconocen. Él es el mismo siempre, aunque ya no tiene tiempo para convivir con los vecinos por trabajo. Es una buena persona y los padres igual, muy humildes”, comenta en la tribuna que acompaña la cancha.

img9669.jpg El seleccionado compartió con los vecinos (Foto: Felipe Escobedo)

Beausejour saluda a todos con la parsimonia que lo caracteriza, se saca fotos y se abraza con señoras y niños. Los jugadores senior del club lo miran con admiración, mientras el futbolista les explica la importancia de la iniciativa: "Es parte de la culminación de una etapa que venimos trabajando de hace mucho tiempo en un lugar bueno que se había prestado para cosas buenas, que ahora es un espacio de deportes, de comportamiento positivo, tolerancia, de integración con niños que vienen de otros países”, dice mientras los vecinos aplauden.

Entre ellas, aplaude Yodanis, vecina llegada desde Cuba que está feliz de tener las condiciones para que sus hijos compartan los valores del jugador: "Me parece maravilloso que se acuerde de sus raíces. A Camilo y a Vicente (sus hijos) les ha servido mucho. Sus compañeros de la escuela los quieren mucho porque son diferentes a los demás y ahí se puede ver que les sirve, porque juegan y se conocen con los niños, es muy bueno para el autoestima", relata, fascinada con la intervención.

El mismo jugador azul asume su herencia haitiana y demuestra su preocupación por mejorar el tema de la inmigración en el país: "El fútbol es una buena arma para hacer un país que tenga más integración, más tolerancia frente a lo que vemos distinto, lo que percibimos diferente. El fútbol tiene la capacidad de unir países y personas. Lo veo de manifiesto en la comuna, en la feria, el día a día. En las comunas más populares se ve de manifiesto la integración, no sé si en las comunas más para arriba ocurra esto, creo que no”.

Beausejour asume que Chile sigue siendo un país con rasgos racistas y que los inmigrantes tienen que luchar con el doble de problemas."Los niños en la escuela tienen más dificultades, porque no llegan hablando español, es un tema muy difícil y en general nadie lo toma en serio, porque todavía los inmigrantes no tienen capacidad de elección para cargos políticos. De seguro que cuando tengan ese peso va a cambiar la mirada hacia los inmigrantes”, dice con la seguridad que le entrega la comodidad con que camina por Villa Padre los Carmelitos, su casa y lugar donde quiere expresar todos sus sueños de integración.

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo