Iván Rozas, el "retornado" de la U que nuevamente quiere ganarse un puesto en el equipo de Hoyos

El juvenil, que alcanzó regularidad en los azules hasta que se lesionó, prepara su regreso a las canchas en el segundo semestre.

Por Giuseppina Lobos

El pasado 20 de abril, el volante de Universidad de Chile, Iván Rozas, sufrió una rotura meniscal en la rodilla izquierda que lo dejó tirado en el suelo de una de las canchas de entrenamiento del Centro Deportivo Azul.

La lesión llegó en el peor momento para el jugador de 18 años. El jugador era el seleccionado por Ángel Guillermo Hoyos para cumplir con la regla Sub 20 y venía siendo titular, pero el daño en rodilla lo dejó fuera.

"Fue un golpe inesperado ya que venía jugando, además estaba motivado porque el equipo venía ganando. Me dolió mucho por el momento en que me lesiono. Pero bueno, ya está. Ahora estoy feliz porque el grupo siempre me ha apoyado", recuerda el joven jugador a El Gráfico Chile.

Tras la confirmación del diagnóstico, Rozas ingresó a pabellón para solucionar su problema. Ahora, luego de meses, el joven jugador ya se recuperó y ya está realizando trabajos regenerativos para llegar en plenas condiciones a la pretemporada.

"La recuperación va bastante bien. El cuerpo médico no me quiere apurar porque ahora terminó el campeonato y vienen las vacaciones, por lo que queda tiempo para que me mejore completamente. Teniendo en cuenta los plazos, en un mes más tendría que volver", sostiene el canterano azul.

Antes de la lesión a la rodilla, la carrera del zurdo venía en ascenso: debutó ante Everton en la cuarta fecha y luego jugó seis partidos, cinco como titular, logrando sumar 365 minutos. La confianza que le entregó Hoyos para enfrentar esos partidos fue fundamental para rendir en un equipo con mucha responsabilidad.

"El profe es mi primer técnico en el profesionalismo y creo que me ha acogido bastante bien. El grupo está contento con su presencia y siento que eso es lo realmente importante, que todos estén satisfechos y estén unidos", comenta Rozas.

A pesar del período de recuperación en el que se encuentra, Rozas no se quedó fuera de la fiesta azul que se vivió el sábado pasado, cuando Universidad de Chile se alzó como campeón del torneo nacional por 18ª ocasión.

"La fe siempre estaba. Creo que después de Everton el equipo tuvo una mejoría y empezamos a jugar muy bien. Tuvimos un cambio en la metodología que nos llevó a ganar los últimos partidos y finalmente el título. La confianza de los jugadores fue fundamental en esto", finalizó el volante quien el 19 de julio deberá presentarse en el CDA para comenzar a trabajar de cara al segundo semestre.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo