Uruguay y Venezuela sufren pero se meten en semifinales del Mundial Sub 20

Los equipos sudamericanos dejaron en el camino a Portugal y Estados Unidos. El cuadro del torneo los obligará a toparse en la ronda de los cuatro mejores en busca de la gran final en Corea del Sur.

Por AFP

Fueron unos cuartos de final para guardar en el baúl de los recuerdos: después de superar ambos durísimos alargues ante Estados Unidos y Portugal, Venezuela y Uruguay sellaron este domingo el paso para una semifinal que enfrentará a los dos combinados sudamericanos sobrevivientes en el Mundial de Corea del Sur.

Hay que remontarse a hace 36 años para encontrar la última edición de un Mundial Sub-20 en la que no hubo presencia sudamericana en semifinales y ni la "Celestita" ni la "Mini-vinotinto" permitieron que se rompiese la costumbre.

En Uruguay hubo fiesta porque está a sólo dos victorias de proclamarse campeona del mundo de la categoría por primera vez en su historia, después de superar a Portugal en cuartos de final merced a su mayor eficacia en la tanda de desempate de los penales (5-4 tras empate 2-2).

El arquero Santiago Mele, con tres atajadas salvadoras, se convirtió en el héroe Charrúa. Hicieron falta 14 lanzamientos desde los 11 metros para que Uruguay sellase el ticket a la antesala de la final. Rodrigo Amaral tuvo en sus botas el penal decisivo, pero lo envió alto, dando pie a dos nuevos lanzamientos de cada equipo hasta que Santiago Bueno finiquitó el suplicio de nervios que estaban viviendo los aficionados de ambos equipos.

Portugal saltó al terreno de juego más intensa, y fruto de esa presión llegó el primer tanto luso, cuando un robo de balón permitió al delantero Xande Silva plantarse ante Mele y superarle con un toque sutil para adelantar a Portugal.

Los Charrúas reaccionaron con un gol de cabeza del jugador del Barcelona Santiago Bueno a la salida de un córner (16).

Pero Diogo Gonçalves anotó el segundo al enviar un derechazo desde fuera del área a la escuadra del arco de Mele (41). Fue un gol al más puro estilo de Luis Figo, campeón del Mundial Sub 20 en 1991, que hizo llevarse las manos a la cabeza al DT luso Emilio Peixe, también campeón como jugador de aquella edición.

Un penal provocado por Agustín Cannobio que Federico Valverde pateó raso sirvió para establecer el 2-2 (50), un resultado que no se movería hasta los penales, después de media hora de alargue en la que Uruguay mostró más resistencia física y ambición por evitar los lanzamientos desde los once metros.

La eliminación de Portugal deja el torneo de Corea del Sur sin ningún campeón del Mundial Sub-20 en anteriores ediciones.

Venezuela hizo historia

El próximo rival de la Celeste será Venezuela, el 8 de junio en Daejeon.

Después de su triunfo también en el alargue ante su similar de Estados Unidos (2-1), la selección Sub-20 de Venezuela igualó la mejor clasificación lograda en un Mundial FIFA. Nunca había alcanzado las semifinales y únicamente había llegado hasta la penúltima ronda en las dos últimas ediciones del Mundial femenino Sub 17, el techo histórico del fútbol venezolano hasta ahora.

El combinado venezolano se mostró netamente superior al cuadro de las Barras y Estrellas, que tuvo en su arquero Jonathan Klinsmann a su mejor jugador sobre el césped, y fue junto a la suerte el gran artífice de que el choque desembocase en la prórroga.

El travesaño repelió hasta dos remates de cabeza de la Mini-vinotinto, y el colegiado anuló un gol por fuera de juego de Sergio Córdova.

Luego de multitud de ocasiones venezolanas, el partido desembocó en el alargue, donde la superioridad venezolana encontró reflejo en el resultado.

https://twitter.com/LaParalelaSN/status/871296075658915840

En el minuto 7 de la primera de las dos partes de 15 minutos, un tiro libre desde la izquierda de Samuel Sosa fue rematado por Peñaranda enviando el balón lejos del alcance del arquero estadounidense. Era el segundo gol en el torneo para el volante del Málaga.

Y en el minuto 116 el defensor Nahuel Ferraresi cabeceó picado a la salida de un córner para sentenciar el choque y hacer estéril el gol posterior de Jeremy Ebobisse (117), también de cabeza.

Los hombres de Dudamel se encuentran a dos partidos de coronarse como campeones del mundo en un torneo en el que pase lo que pase en adelanta ya han escrito su nombre en la historia del fútbol venezolano con letras doradas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo