La tremenda teleserie que generó en Brasil la llegada de Leo Valencia a Botafogo

El mediocampista era seguido por el Fogao, que finalmente consiguió su fichaje, y Vasco da Gama, declarados rivales cariocas. Por eso, ahora que se concretó su llegada a la Estrella Solitario, los de la Cruz de Malta acusan a su representante de no ser una persona transparente.

Por El Gráfico Chile

Leonardo Valencia es el flamante fichaje de Botafogo. El mediocampista chileno firmó este martes su vínculo por tres años con los cariocas para convertirse en el reemplazante de Walter Montillo, quien decidió retirarse del fútbol por las constantes lesiones que lo venían aquejando en el último tiempo.

Sin embargo, pese a que ya está listo en el Fogao, su llegada fue toda una teleserie en Brasil por el interés y negociaciones que también tuvo con Vasco da Gama, club rival en la ciudad de Rio de Janeiro.

Ahora que se concretó su llegada al equipo donde brillara Garrincha, los Cruz-Maltinos salieron a acusar al representante de Valencia, Fernando Felicevich, de deshonesto por la forma en que llevó las tratativas. Por si fuera poco, a esto también se suma otra negociación cruzada que hubo entre ambos clubes, la del fichaje del argentino Andrés Ríos.

Primero, lo primero: la llegada de Leonardo Valencia. El mediocampista, según informa Globoesporte, fue ofrecido a Vasco desde principios de año por distintos personeros que trabajaban con el agente y esperaban concretar su fichaje ahora que era jugador libre, por lo que le hicieron directamente una oferta formal a Fernando Felicevich.

"Tanto yo como los dirigentes de Vasco actuamos de la manera correcta, pero lamentablemente en el fútbol existen personas como Fernando Felicevich, que no cumplen con su palabra y trabajan de forma deshonesta. Él nos dijo que la propuesta estaba lista y que no había ningún problema, que el jugador se presentaría en el club después de la Copa de Confederaciones. No cumplió su palabra. Para peor, entregó la propuesta al empresario André Cury para que Botafogo la mejore", dijo el encargado de realizar las conversaciones entre los Cruz-Maltinos y Felicevich, Marcos Leite, a Globoesporte.

Desde el entorno del agente de Valencia, el que sale en defensa es el propio André Cury, que actúa hace años como intermediario del representante en Brasil y que fue quien negoció con Botafogo. Como Vasco no lo consideró en las tratativas y no llegó a acuerdo con él, el brasileño, según agrega el mismo medio, comenzó sus propias tratativas con el Fogao y cerró el fichaje, aunque le dio la opción a los rivales de igualar la oferta, a lo que se negaron rotundamente.

"Felicevich y yo tenemos una colaboración de hace años, es un amigo personal. Ellos escogieron el camino de ellos y fueron avisados 30 veces. Vasco me faltó el respeto y yo tengo el derecho de llevar al jugador con el que trabajo al lugar que quiera. En este momento, creo que Botafogo es mucho mejor que Vasco en todo sentido. Sólo me gustaría saber ¿Ese Marcos Leite con quién trabaja? Ni siquiera está inscrito como agente registrado en la CBF ¿Trabaja con qué jugador? Sólo habla tonterías. Tiene tanta experiencia que le prometió a Vasco traer un jugador y no lo hizo", dice irónicamente el empresario brasileño a Globoesporte.

La arremetida de Vasco

Con la caída del fichaje de Leonardo Valencia, Vasco da Gama quiso responderle a sus rivales en Rio de Janeiro y se metieron en las negociaciones de Andrés Ríos, delantero argentino de Defensa y Justicia que tenía todo listo para fichar en Botafogo. Con un pasaje comprado por el Fogao, el trasandino partía el lunes rumbo a la Ciudad Maravillosa para firmar su contrato y así ser anunciado junto al mediocampista chileno como sus flamantes fichajes.

Sin embargo, en la madrugada todo el panorama cambió con unas rápidas tratativas que tuvo Vasco para vengarse de su archirrival. El atacante, a través de su representante Martín Guastadisegno, recibió una oferta de los Cruz Maltinos que le mejoraba considerablemente el sueldo que le ofrecían los otros cariocas y no dudó en aceptarla. Ahí tuvo que avisarle al empresario brasileño que había negociado con el Fogao que a última hora cambiaba de idea. Una teleserie dentro de otra teleserie que también tiene otra arista: la negativa de la Estrella Solitaria de negociar con el agente del jugador y preferir hacerlo a través de un intermediario.

"Intenté hablar con el presidente de Botafogo y él me dijo que no iba a negociar conmigo. Si no hablan conmigo no hay negocio. La culpa es del presidente de Botafogo. Me gustaría agradecer a Vasco, que se comportó bien conmigo y se comunicó directamente conmigo para cerrar el negocio en dos días", señala Guastadisegno sobre la postura que tuvo de llevar negociaciones por su parte y no considerar al club donde brilló Garrincha.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo