Columna de la U: #WinterIsHere

"A pesar del sombrío pronóstico y crudo presente, siempre hay gente dispuesta a pelear y transformar el frío en una nueva primavera llena del cálido amor de quienes quieren a sus colores", dicen desde la Asamblea de Hinchas Azules

Por Columna del Lector

Por: Álvaro Valenzuela – colaborador Asamblea Hinchas Azules

Domingo 16 de julio. Mañana helada en la capital de la última república del sur del mundo. En el caminar por Santiago aún se pueden ver resabios de una noche nevada que sorprendió a varios. El invierno se dejó sentir con todo en el valle del Mapocho.

Domingo 16 de julio. Han pasado cerca de dos meses desde el último partido oficial de la U. Aquella vez, en una hermosa tarde sabatina de otoño, el equipo mágico bajó la estrella número 18 frente a un corajudo San Luis. En esos casi 60 días que pasaron el foco de la noticia estuvo puesto en la Copa Confederaciones y la suerte de nuestra selección. A pesar de eso, el cuadro azul se fue moviendo de a poco, dejando partir a importantes nombres del último título y sumando 4 incorporaciones. Todo dentro de la tranquilidad que entrega volver a tener el Huemul de plata en las vitrinas del CDA.

Como he dicho, el equipo volvió a jugar por los puntos en la región del Bio Bio, en un partido muy típico de inicio de temporada, con jugadores pesados y muy erráticos con el balón en los pies. Los de la U roja en el pecho lograron sacar la tarea adelante, merced a sendos goles de Arancibia y Monzón. El 0-2 rescatado en el muy irregular césped del Nelson Oyarzún, sin embargo, debe ser mirado con calma. El juego no fue perfecto, pero se entiende la vuelta de la pretemporada, la falta de jugadores importantes (Herrera, Jara y Beausejour) y sobre todo la ausencia de un reemplazante del puesto dejado por Felipe Mora (Díaz y Pinilla deberían entrar en esa posición), son las atenuantes con lo que cuenta el debut del profesor Hoyos en la Copa Chile. De todas maneras, algunas licencias defensivas y la falta de volumen de ataque no pueden ser soslayadas. Confío en que el tiempo será suficiente para mejorar los puntos débiles vistos en Chillán.

Pero no sólo de lo que ocurre dentro de la cancha vive la U. En el tiempo sin competencia oficial, Azul Azul se dio maña de tomar malas decisiones y generar polémica. Lo último tiene que ver con el famoso museo por los 90 años de nuestra institución, un lugar que lo que precisamente deja afuera es lo que ayudó a hacer grande nuestro escudo: la relación con su gente, el espíritu de la U, no sólo ahora sino que en toda nuestra nonagenaria historia. El tema fue tratado hace poco en este mismo espacio, pero aún así sentí la necesidad de hacer mención a lo mismo, sólo para demostrar el escaso interés de la concesionaria por hacer gestos reales y no simbólicos para con quienes sienten el azul profundo.

Desde hace unas dos semanas se escucha en diversos medios el rumor que crece continuamente por la ya segura llegada de Mauricio Pinilla a la U. Independiente del aporte futbolístico que pueda entregar el delantero, lo que más llamó la atención es como nuestra dirigencia es incapaz de llevar este proceso de buena manera. De forma casi cobarde, inicia el proceso de negociación con el jugador y después le pide que busque la manera de llegar a acuerdo con el equipo que todavía tiene los derechos sobre él.

Lo hace ahora con Pinilla, quien, según las últimas informaciones, deberá resignar dinero que le adeuda su escuadra italiana y así cumplir con los deseos de la dirigencia de obtener jugadores sin costos de adquisición. Antes Jean Beausejour y el mismo DT actual, Ángel Guillermo Hoyos, sufrieron por este modus operandis. Las formas en el fútbol y en la vida son muy importantes y las que toma Azul Azul sólo demuestran un desprecio total por la actividad y el resto de los equipos, pasando por arriba, incluso, de selecciones nacionales como fue el caso de Bolivia.

El invierno llegó y le queda un buen rato en nuestro país. Su pronóstico augura días y noches muy heladas, difíciles. Tan duro como el futuro de nuestra institución y no hablo del devenir del primer equipo en el torneo de Transición, sino en todo lo que compone a la U. Hay un nuevo y capaz jefe de cadetes, Miguel Ponce, que se encontró con problemas de fondo en la preparación de nuestras fuerzas básicas. Existe el muy escondido y poco aclarado tema del contrato firmado entre Azul Azul y la municipalidad de La Cisterna sobre el futuro del CDA y la increíble capacidad de la concesionaria para perder dinero todos los años, siendo la de peor rendimiento financiero en la historia en el fútbol profesional. Que a nadie le extrañe en lo más mínimo.

Aún así, a pesar del sombrío pronóstico y crudo presente, siempre hay gente dispuesta a pelear y transformar el frío en una nueva primavera llena del cálido amor de quienes quieren a sus colores. Hay buenas intenciones, hay capacidad y ganas de seguir peleando, aunque por ahora es claro que #WinterIsHere.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo