Adrián García, el olvidado de la generación dorada del tenis chileno: "Ver al Chino Ríos tan lejos mío me perjudicó"

El histórico ex tenista nacional compartió camarín con el mejor equipo de Copa Davis de Chile. Hoy radicado en Serbia, desglosa los mejores momentos de su carrera y su nueva vida como entrenador.

Por Diego Espinoza Chacoff

El histórico ex tenista Adrián García (ex 103° del ATP) formó parte de la generación dorada del tenis chileno. El oriundo de Concepción completaba el equipo de Copa Davis que componían Marcelo Ríos, Fernando González y Nicolás Massú, y por eso engrosó los pasajes más importantes de la historia del deporte blanco de nuestro país.

Aunque García no fue mundialmente conocido, aún es recordado por su gran partido ante el ruso Marat Safin por la Davis, cuando él estaba 117° del mundo y su rival era el flamante campeón del Abierto de Australia y cuatro del orbe. Aún así dio pelea en Moscú (cayó por 6-1, 3-6, 6-3 y 7-6 (4)) y permitió dejar en la retina de los fanáticos un partido glorioso.

Hoy en día, el ex tenista de 39 años es entrenador de una familia en Serbia y desde Belgrado recuerda con El Gráfico Chile sus mejores momentos en la Davis y el circuito, analiza el tenis actual y hace una introspección de lo que le faltó en su carrera como profesional.

¿Cómo se dio esta opción de entrenar a una familia en Serbia?

Me contactó Dusan Denic. Él estuvo un par de años como el segundo coach de (Novak) Djokovic, y yo lo conozco desde hace muchos años, jugamos muchos torneos juntos, yo me quedaba en su casa en Estados Unidos y seguíamos siendo muy cercanos y lo tomé y me vine. Estoy en una academia que el dueño es un empresario que tiene una familia que quiere que sus hijos jueguen tenis y yo soy el entrenador familiar. Ese es el cuento y él tiene un centro privado donde vienen a entrenar cuando están acá jugadores como Novak Djokovic, Viktor Troicki, Janko Tipsarevic, así que es bien movido el tema.

garcía García con sus pupilos en Serbia / Gentileza

¿Ves actualmente los partidos de los tenistas chilenos? ¿Crees que alguien más pueda llegar lejos?

Bueno, Jarry puede llegar muy lejos. Pienso que Garín puede llegar lejos, ellos dos son el recambio, como también los chicos que vienen atrás como Tomás Barrios, pero eso lo va a decir el tiempo y hay que tener paciencia. Lo que pasó con el tenis chileno antes con el Chino, González y Massú es algo fortuito, tocado por las estrellas y no sé si va a repetir de esa forma. Como estábamos acostumbrados, la gente pone metas muy altas a los chicos, que si no están a los 20 años en los 50 primeros, ya no tienen futuro y se empieza a poner presión extra donde no debería haberla.

¿Cuál es tu opinión sobre la presión evidente que siente Garín por ser el recambio del tenis chileno?

No lo conozco. Nunca estuvimos en la Davis porque es mucho más chico que yo y jamás lo he visto en persona.

¿Tú sentiste esa presión?

Jamás sentí esa presión de ser un recambio chileno porque compartía equipo con el Chino Ríos y eso yo lo veía muy lejos y eso me perjudicó un poco. Ver eso (al Chino) tan lejos, no me valoré mucho creo yo y tuve un poco de falta de confianza en mí mismo, podría haber llegado más lejos, pero en ese momento lo sentí así y fue así. En retrospectiva por mí no tengo ningún remordimiento o algo así, fue una gran etapa, unos años muy lindos, compartir en la Davis con el Chino, Massú, (Hermes) Gamonal, (Paul) Capdeville fueron años muy lindos de muchos amigos, de amor a la camiseta así que contento de haber estado en esa etapa.

Obviamente todos nos acordamos de ese gran partido con Marat Safin. ¿Lo guardaste en DVD, VHS?

Fue uno de los mejores partidos que jugué en mi vida. En ese partido lo único que estaba pensando ahí era en pegarle fuerte a la pelota, volver lo más rápido dentro de la cancha. Empecé dubitativo porque estaba nervioso y me estaban ganando, pero después me solté y empecé a pegar y correr, funcionar y en un momento estaba set iguales, break arriba y ahí pensé y dije ‘uf’ puedo ganar, y ahí se me escapó el partido. Empecé a dudar con la pelota, empecé a ser menos agresivo y ahí se fue. Ahí él estaba 4 del mundo, había ganado el Abierto de Australia, le había ganado a Federer y luego a Hewitt la final, era el que mejor estaba jugando, ese tipo de jugadores te da una sola oportunidad y si no la aprovechas se fue el partido, y así fue y perdí.

Fuiste parte de la generación dorada del tenis chileno junto a Ríos, González y Massú, cuál es el mejor recuerdo que tienes de esa época… sigues en contacto con ellos.

Supuestamente fui parte, los recuerdos de Copa Davis, de estar todos juntos luchando por algo y después siempre nos juntábamos en el torneo. Con el Chino no sigo hablando, en esa época de la Davis éramos bien cercanos, pero después no nos visitábamos o no nos llevábamos mucho. Con Massú y González éramos más cercanos y con ellos sigo hablando. Tenemos muchos recuerdos, por ejemplo en Perú una vez cuando ganamos me puse a tocar la guitarra, así que cantábamos y tocábamos todos juntos en equipo, kinesiólogos, doctores y ahí la pasamos muy bien.

¿Qué crees que faltó para llegar a un inédito título de Copa Davis?

Es muy difícil ganar la Copa Davis, tendríamos que estar todos sintonizados en esa misma línea, creo que se necesitaba  al Chino Ríos en su mejor momento, hubo distancia en el tiempo, si González estaba 5 del mundo y el Chino también arriba, la ganábamos, pero se alejaron un poco esas generaciones.

Copa Davis 2006 González, Massú, Capdeville, García y Gildemeister en la serie ante Estados Unidos, por los cuartos de final de la Davis en 2006 / AFP

Sé que eres amigo del Chino Ríos, es decir no sé si todavía pero quería preguntarte por él. Tu opinión de él como tenista y como persona… Supe que siempre te molestaba, en buena onda, en los equipos coperos.

Sí éramos amigos, pero en Copa Davis, estábamos juntos, conversábamos harto y molestaba pero siempre en buena onda, ni me acuerdo que me decía la verdad. Como tenista un genio, nada que decir. Como persona no siento que sea mala, es buena, pero es selectivo con la gente con la que conversa y habla, cuando lo tildan de pesado es que tiene esa cara de defensa, porque desde chico fue bastante perseguido y buscado entonces eso fue la manera de afrontarlo.

¿Qué te faltó en tu carrera para haber llegado más alto?

Lo que faltó en mi carrera creo que fue creerme más el cuento, desde chico haber tenido las cosas claras, un poco más de guía porque yo vine de Concepción y cuando llegué a Santiago me salté etapas, yo terminé el colegio normal. Salía a las 4 de la tarde en cuarto medio, jugaba tres veces por semanasnada más hasta los 18 años, no estaba totalmente dedicado y para llegar arriba hay que empezar desde los 12 años con un trabajo bien completo… llegué bastante lejos con las herramientas que tuve y todo lo que hice fue por esfuerzo de mi familia y de Jaime (Fillol) que me acogió en Santiago y estaré eternamente agradecido porque sin el apoyo de ellos no llegaría donde llegué.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo