Neven Ilic y su salida del COCh: "Se necesita un presidente a tiempo completo"

El deporte olímpico chileno enfrenta un momento trascendental en la planificación de las competencias previas a los Panamericanos del 2023, y el dirigente continúa con su dualidad de funciones que trata de compatibilizar con sus tareas en Odepa.

Por Javier Rios

Neven Ilic sonríe mientras felicita a las mellizas Melita y Antonia Abraham tras su notable actuación en el Mundial de Bulgaria de remo, que coronó una semana llena de triunfos para el deporte chileno, haciendo todos los honores en su condición de presidente del Comité Olímpico de Chile (COCh) pese a que anunció su alejamiento hace más de tres meses.

Para el dirigente, la presidencia de la Organización Deportiva Panamericana (Odepa) es prioridad, por eso se autoexigió la salida, que será fundamental para el rumbo que tomará el organismo que tiene Juegos Bolivarianos, Odesur, Juegos Olímpicos de Tokio y los Panamericanos de 2023 en Santiago, donde todas las federaciones quieren destacar.

Se mantiene por poco tiempo más, estoy acomodando un par de cosas. Obviamente el Comité Olímpico de Chile necesita un presidente a tiempo completo, cosa que yo no he podido hacer los últimos cuatro meses. Elegí el camino de estar en la Odepa y el Coch tendrá que elegir un nuevo presidente a corto plazo, habrá elecciones proximamente", señala sobre la forma en que está llevando su mandato, sin poner fecha a las elecciones en que sólo el actual vicepresidente, Miguel Ángel Mujica, aparece como un supuesto candidato.

En las dependencias del Centro de Entrenamiento Olímpico, Ilic se aparece cada vez menos y en la institución esperan que el trámite eleccionario ocurra lo antes posible. Sin embargo, en las federaciones y los deportistas mantienen el proyecto a largo plazo, lo que tiene al ex presidente del tenis tranquilo.

"Es bueno que hayan candidatos, lo preocupante sería que no existieran. Que haya gente interesada en tomar este papel tan importante es algo bueno", dice confiado del proyecto que se encargó de dirigir y que ahora tendrá que seguir desde las oficinas de la Odepa en Ciudad de México.

Campeonas del Mundo y la semana dorada para el deporte chileno

Ilic se declara orgulloso del trabajo de las hermanas Abraham, que ganaron el oro en la regata de 2 mil metros en la categoría sub 23, y la sonrisa vuelve al entregarle unas flores de felicitación en las dependencias del CEO en Avenida Ramón Cruz

Son trabajos de largo plazo, por eso la alegría. Fueron cinco años en que dejaron muchas cosas, tuvieron que trasladarse a entrenar dos veces al día en Curauma y eso compatibilizarlo con el estudio. En este cuento del alto rendimiento no hay sorpresas, hay que trabajar y trabajar y es lo que ellas hacen, no hay otra forma de llegar al éxito. Ser campeones del mundo requiere muchas condiciones. Detrás de ellas hay un equipo de 15 remeros que están trabajando con miras a Lima", relata evidenciando la preocupación que existe en el futuro de la actividad.

Junto al triunfo de Melita y Antonia, el título de la selección chilena en básquetbol sub 17, Claudio Romero en el lanzamiento del disco en la categoría sub 20, además del reciente triunfo de Karla Ortiz en la categoría crucero del mundial de BMX, hablan de un porvenir con muchas posibilidades para el deporte chileno e Ilic lo sabe: "Es un trabajo enorme de los deportistas junto a su equipo técnico y familiares, valoramos cuando los esfuerzos se transforman en logros y aparecen los resultados".

La generación dorada le llaman algunos -tomando prestado el concepto del fútbol- sin embargo, para el constructor civil los resultados no surgen de forma espontánea, sino que viene como resultado de un trabajo a largo plazo que aprovecha el cambio de mentalidad en el país: "Hace dos años, para los Juegos de la Juventud, salimos a buscar deportistas que no estaban compitiendo ni representando a Chile, y logramos juntar a 700 deportistas en 22 deportes para hacerlos entrenar, apoyar en jornadas de entrenamiento y competencia. Eso fue el buen punto de partida donde Chile inició el camino, se invirtió un millón de dólares por año. Ahora tenemos que potenciar con más recursos pensando en que como país tendremos unos Juegos Panamericanos el 2023 y esa generación tenemos que tomarla ya, prepararlos de manera que la fiesta no sea sólo eso, sino un gran puente para el futuro".

Neven Ilic se despide de sus funciones que cumplió desde octubre de 2004 y lo hace con una sonrisa por los réditos conseguidos, aunque evitando el triunfalismo: "No hay que usar frases clichés, los deportistas chilenos hasta los 18 años son muy competitivos a nivel mundial, pero en ese momento se produce un quiebre natural por decisiones personales, y las condiciones que se le ofrecen para que sigan entregando su vida al deporte algunas veces no son suficientes".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo