Un "ansioso" Pinilla tuvo un redebut de dulce y agraz que terminó con promesa a los hinchas

El delantero estaba nervioso por su regreso a la cancha con Universidad de Chile, y aunque mostró un buen juego, quiere pagar con goles el cariño de la gente.

Por Diego Espinoza Chacoff

Más de 33 mil personas asistieron al Estadio Nacional el pasado viernes para ver el redebut del delantero Mauricio Pinilla en Universidad de Chile. El futbolista de 33 años volvía a vestir de azul tras una década jugando en el extranjero, y por eso sus sensaciones variaban entre las ansias y la alegría de poder jugar nuevamente en el Estadio Nacional por la U.

Aunque llegó a Ñuñoa completamente concentrado en poder gritar un gol por los azules después de casi 3500 días, Pinilla se tuvo que quedar con las ganas de desahogar todos los sentimientos que le generaron entras a la cancha con la U en el pecho, rodeado por una "inquietud constante" que tuvo estos días, según revelaron sus familiares cercanos a El Gráfico Chile tras el partido.

Pese a no poder festejar un tanto personal, el ex atacante del Genoa se encargó de generar juego con sus pivoteos de balón a sus compañeros de equipo y celebró alegremente los tantos de Gustavo Lorenzetti que, le permitieron la victoria y otros tres puntos para su equipo frente a Deportes Temuco.

Siendo el más ovacionado al ser confirmado como titular frente a los Albiverdes, Pinilla recibió el cariño de la gente y por eso, tras el partido, prometió devolverles todo el afecto a punta de goles a lo largo del campeonato de Transición y Copa Chile.

"Fue maravilloso el recibimiento de los hinchas en el  Nacional, les agradezco de corazón. muy feliz y ojalá se premie ese cariño con goles", manifestó el ariete de la U, luego de terminado el compromiso.

Pinilla está de vuelta, y aunque esta vez no convirtió, el hijo pródigo volvió a su casa.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo